INFORME SEMANAL DE POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 1239

La Tierra refleja la luz del Sol (Agencia Espacial Europea, 17/07/2014). GETTY

La última frontera se privatiza

La competencia entre compañías privadas ha reducido un 50% los precios de lanzamientos orbitales tras décadas de aumentos incesantes. El problema no es que el sector privado participe en la exploración espacial, sino que cree nuevos monopolios.

Cuando en 2011 la NASA abandonó su programa de transbordadores espaciales –utilizados, entre otras cosas, para lanzar satélites y el telescopio ­Hubble, así como en la construcción de la Estación Espacial Internacional (ISS)–, lo hizo por razones esencialmente económicas. Era demasiado caro en relación a los beneficios científicos y de prestigio que suponía su uso.

Desde entonces, la agencia espacial no ha obtenido del Congreso de Estados Unidos la financiación necesaria para emprender misiones de la escala del programa Apolo. Donald Trump se propuso recuperar el tiempo perdido al fijar 2024 como meta para regresar a la Luna. Joe Biden ha confirmado el objetivo, pero no la fecha. Si se alcanza esa meta, será con la ayuda de compañías privadas como SpaceX de Elon Musk, Blue Origin de Jeff Bezos o Virgin Atlantic de Richard Branson, posibles contratistas de la NASA en futuras misiones lunares. Según la consultora Bryce Tech,…

INICIA SESIÓN PARA SEGUIR LEYENDO