POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 124

Presencia e imagen internacional de España

GUSTAVO SUÁREZ PERTIERRA
 | 

¿Qué consecuencias tiene la transformación del mundo sobre la posición internacional de España? Una vez que nuestras ambiciones como potencia regional en Europa han tocado techo, es necesario buscar otros caminos. Los intereses de España están ya en todas partes.

Hoy es necesario enfrentar la realidad global desde una perspectiva de futuro. La humanidad se encuentra en estos momentos ante una encrucijada que plantea más incertidumbres que seguridades. Irrumpen nuevas variables estratégicas que alcanzan cada vez mayor entidad y que, combinadas, presentan el panorama de un nuevo orden global, cuyas constantes dependen de muchos factores que no pueden gobernar unas instituciones, nacionales o supranacionales, pensadas para una realidad distinta.

Muchos países se están planteando su ubicación en el nuevo sistema global con perspectiva de futuro y es imprescindible hacerlo así. Hay que repensar la posición de las naciones en un plazo de varias décadas como único modo de encontrar vías de solución a los grandes retos que tenemos planteados y para situarse en una posición internacional que permita la mejor defensa de los propios intereses, que son inevitablemente dependientes de circunstancias externas y contextuales.

España ha cambiado mucho a lo largo de los 30 últimos años; se ha convertido en una nación con una posición reconocida en el mundo y con intereses en todas partes. La influencia de España en el exterior, sin embargo, es limitada y no se corresponde con nuestra posición ni con nuestras capacidades. Es necesario detenerse a reflexionar sobre las causas de esta realidad e intentar adelantarse al futuro diseñando objetivos y cauces de acción para situar una posición firme en el ámbito de las relaciones internacionales.

Esta reflexión a largo plazo no impide atender las necesidades cotidianas, que suelen presentarse en forma de riesgos y que son progresivamente más diversos, complejos, multifacéticos y multidireccionales. Pero…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO