POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 198

Lavrov y Putin durante la cumbre sobre Libia en la sede de la cancillería alemana, en Berlín, el 19 de enero de 2020. HANNIBAL HANSCHKE/POOL/AFP/GETTY

Rusia en África: minería, armas y mercenarios

Moscú es todavía un actor modesto en el continente africano, pero ha regresado con ímpetu en aquellos países que precisan armas, asesores militares y empresas de energía.
ANTONI CASTEL
 | 

Rusia ha regresado a África con fuerza, empeñado en consolidarse como un actor de referencia en un continente donde la Unión Soviética estuvo muy presente durante la guerra fría, cuando apoyaba movimientos anticoloniales y gobiernos socialistas (Angola, Etiopía, Mozambique). Aunque los intercambios comerciales son todavía modestos, Rusia ofrece armas, asesores militares, la experiencia de su empresa de seguridad Wagner y la capacidad de sus firmas mineras. El desembarco ruso en África preocupa tanto a Estados Unidos como a la Unión Europea, que denuncian las actividades de los mercenarios de Wagner en Libia y las estrechas relaciones de Moscú con el presidente de la República Centroafricana (RCA).

La vuelta de Rusia se hizo oficial a través de los medios de comunicación en la cumbre celebrada en Sochi, ciudad olímpica a orillas del mar Negro, en octubre de 2019, con la asistencia de 43 de jefes de Estado y de gobierno africanos. Presidida por el presidente ruso, Vladímir Putin, y el egipcio, Abdelfatah al Sisi, a la cumbre también asistieron representantes de alto nivel de los restantes 11 países africanos y de la Unión Africana (UA).

La cumbre tendrá continuidad. En mayo pasado, Putin nombró a un diplomático que habla árabe, Oleg Ozerov, presidente del Foro del Partenariado Rusia-África, creado en Sochi para dinamizar las relaciones bilaterales. Ozerov se encarga de organizar las reuniones anuales entre Rusia y la troika africana, formada por la actual, la anterior y la siguiente presidencia de la UA. En la celebrada en julio por videoconferencia, a causa de la pandemia, participaron los ministros de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov; Egipto, Sameh Shoukry; y las ministras de Suráfrica, Naledi Pandor, y República Democrática del Congo, Marie Ntumba Nzeza. La misión más importante de Ozerov es preparar la segunda cumbre, que debe celebrarse en 2022 en un…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO