CARMEN RODRÍGUEZ LÓPEZ

La política exterior turca ha estado marcada por una lógica frentista, que si bien la ha dotado de un gran protagonismo en la zona, ha contribuido a su vez a acumular conflictos.
La operación muestra el margen de maniobra de Erdogan, en un contexto de incertidumbre en el que las tensiones locales, regionales e internacionales se sortean de forma reactiva.