#DataméricaGlobal: La presencia de España en América Latina

POLÍTICA EXTERIOR, REAL INSTITUTO ELCANO, FLACSO ESPAÑA
 |  18 de enero de 2018

Cuando hablamos de la presencia global de un país o región, al igual que en los debates relativos al propio proceso de globalización, pareciera que nos referimos a procesos etéreos, que carecen de ubicación geográfica específica y se desarrollan en un nivel supranacional. Sin embargo, lo global o lo mundial no deja de ser resultado de la agregación de lugares concretos y relaciones específicas. Precisamente, la relevancia de América Latina dentro de la proyección exterior de España se asume como una cuestión innegable, fortalecida por vínculos históricos, lingüísticos o sociales, así como por el grado de penetración de empresas españolas en la región. De este modo, a priori no parecería descabellado afirmar que la relación entre España y América Latina es especial, con una presencia española mayor que en otras regiones, y diversificada entre cuestiones económicas y cuestiones de un carácter más blando (como migraciones o cultura).

Las distintas metodologías desarrolladas hasta la fecha en el marco del proyecto del Índice Elcano de Presencia Global no han permitido calcular la desagregación por destino geográfico de la presencia global de los países. Este cálculo se planteó como un importante reto metodológico que requiere, muy resumidamente, “bilateralizar” la presencia global de los países en cada uno de sus componentes (variables y dimensiones), lo que posiblemente no es factible para cada uno de los 100 países incluidos en este Índice, dada la necesidad de la existencia de bases de datos que desagreguen esta información de manera bilateral en cada una de las variables que componen el Índice.

Sin embargo, sí hemos podido realizar este cálculo para España. De este modo, no solo sabemos cuál es la presencia global de España y cómo se conforma entre los distintos indicadores, si no que además sabemos también hacia qué regiones y países se proyecta esa presencia. Con todo ello, queremos contribuir a un mayor conocimiento sobre la acción exterior de España, que pueda informar la política exterior. En el caso particular de las relaciones bilaterales con América Latina, podemos responder a preguntas como: ¿cuánto supone la región dentro de la proyección exterior de España?; ¿en qué indicadores se concreta esa proyección española hacia América Latina?, o ¿cómo ha evolucionado en los últimos años en comparación con otras regiones del mundo?

 

datamerica-espana-1

 

Los resultados muestran, en primer lugar, que la proyección exterior española es fundamentalmente europea. En concreto, en 2016 el 61,1% de la presencia global de España se proyectaba hacia Europa, siendo muy menores las proporciones de presencia en América Latina (13,6%) y Norteamérica (8,4%), Magreb y Oriente Medio (7,2%), Asia-Pacífico (7%) y África Sub-Sahariana (2,7%). A consecuencia de la crisis, España registra un descenso absoluto de presencia global (-51,5 puntos entre 2010 y 2016) y en términos geográficos pierde presencia en todas las regiones a excepción de Asia y Pacífico. Pero dadas las diferencias de la magnitud de dicho descenso entre las distintas regiones, así como los diferentes puntos de partida, en términos relativos aumenta la importancia de Europa y desciende la importancia de América Latina y África Subsahariana. Esto es, la crisis hace, proporcionalmente, aún más europea y menos latinoamericana la proyección exterior de España.

 

datamerica-espana-2

 

Estos datos también se pueden leer sectorialmente: en todas las dimensiones, el principal foco de presencia se sitúa en Europa. En la dimensión económica también tienen importancia América Latina y del Norte, y en mucha menor medida Asia-Pacífico y Magreb y Oriente Medio. En la dimensión militar, la región más importante para España es Europa; muy por detrás están África y Oriente Medio, mientras que en la dimensión blanda la segunda región más importante, después de Europa, es Asia-Pacífico.

 

datamerica-espana-3

 

Por tanto, la presencia española en América Latina es fundamentalmente económica. Si desagregamos esa proyección en la región por indicadores, dentro de la dimensión económica destacan Inversiones (el 7,8% de la presencia global de España en 2016 se ubica en las inversiones realizadas en América Latina) y Servicios (1,1% de la presencia española). Dentro de la dimensión blanda, supone el principal destino de la cooperación al desarrollo española, o el segundo principal origen de migraciones y estudiantes recibidos por España.

Estas cifras vienen a confirmar ciertas intuiciones, como la importancia de Europa en la proyección exterior de España, así como la importancia relativa de América Latina con respecto al resto de las regiones. Del mismo modo, el elevado peso del indicador de inversiones encaja con la importancia de la dimensión empresarial de las relaciones bilaterales con la región. No obstante, la importancia relativa de América Latina puede resultar sorprendentemente baja, y particularmente dentro de la dimensión blanda, donde es superior el registro bilateral con Asia-Pacífico.

 

 

De hecho, tanto el sesgo europeo como la baja importancia relativa de la región latinoamericana, se pone de nuevo de manifiesto al bilateralizar esa presencia española por países en lugar de por regiones agregadas. Sus 15 principales destinos son, en 2016, el Reino Unido (13,5% de la presencia, aproximadamente la misma proporción que el conjunto de toda América Latina), Francia (7,5%, en buena medida por el efecto frontera), Estados Unidos (7,3%), Alemania (7,1%), Italia (4,1%), Turquía (4%), Portugal (3,7%), Brasil (2,9%), México (2,8%), China (2,4%), Bélgica (1,8%), Venezuela (1,5%), Chile (1,4%), Marruecos (1,0%) y Canadá (1,0%). También en este caso podemos encontrar algunos resultados contra-intuitivos. Por ejemplo, la importancia de algunos países latinoamericanos no se correspondería con el grado de atención que reciben por parte de los medios de comunicación nacionales. Este sería el caso de Venezuela, en el que España proyecta menos presencia global que en Bélgica, o el de Argentina, que con el 0,8% de la presencia global total tendría menos importancia en la proyección internacional de España que Canadá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *