POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 192

Bancos centrales contra el cambio climático

Para abordar la descarbonización necesitamos movilizar todos los recursos a nuestro alcance. La responsabilidad de los bancos centrales es asegurar que el dinero no sea un obstáculo.
ADAM TOOZE
 | 

En octubre de 2012, el sistema financiero global experimentó por primera vez los efectos del cambio climático cuando el huracán Sandy atravesó Manhattan, cerrando Wall Street por completo. Durante el consiguiente apagón, la electricidad se mantuvo en el rascacielos donde tiene su sede Goldman Sachs, ofreciendo al mundo un símbolo chocante aunque accidental de una futura era de desigualdad climática. Mientras el banco de inversión aguantaba firme, el puesto avanzado del gobierno estadounidense en Wall Street, la rama neoyorquina de la Reserva Federal, hacía planes de mudanza. En respuesta al huracán, la Fed creó capacidades de respaldo informático para operaciones de mercado tierra adentro, en la Reserva Federal de Chicago.

Descendientes de ciudades portuarias históricas, no es accidental que los principales centros financieros del mundo –Nueva York, Londres, Singapur, Hong Kong, Shanghái– sean vulnerables a inundaciones. Pero el reto que plantea el cambio climático no es tanto el riesgo físico como el sistémico. Lo que empieza a preocupar a los banqueros centrales –los principales responsables de la toma de decisiones económicas en el mundo desde los años ochenta– es el potencial del cambio climático para detonar crisis financieras.

Llegan tarde al problema. Mark Carney –antes en Goldman Sachs y en el Banco Central de Canadá, hoy gobernador del Banco de Inglaterra– tiene el mérito de haber sido el primero en plantear la cuestión en círculos financieros, en un discurso pronunciado en la aseguradora Lloyd’s of London, en septiembre de 2015. Dos años después, en París, los principales bancos centrales y reguladores fundaron la Network for Greening the Financial System (NGFS, por sus siglas en inglés), cuyo objetivo es lograr el respaldo de instituciones financieras claves al acuerdo climático de París. Actualmente, en el NGFS se encuentra la mayoría de bancos centrales del G20, incluidos el Banco Central Europeo (BCE) y…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO