POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 194

Mural en Yarkand (provincia de Xinjiang, China), en el que se lee: “La estabilidad es una bendición, la inestabilidad es una calamidad” (20/09/2012). ERIC LAFFORGUE/CORBIS/GETTY

China, amenaza para los derechos humanos

En un contexto de socavamiento de las instituciones internacionales de rendición de cuentas, el gobierno chino destaca por el peso de su labor contra los derechos humanos.
KENNETH ROTH
 | 

Dentro de sus fronteras, el Partido Comunista de China (PCCh), inquieto por la posibilidad de que las libertades políticas pongan en riesgo su poder, ha construido un Estado orwelliano que emplea alta tecnología para vigilar a la población y desarrollado un sofisticado sistema de censura a través de internet para monitorear y sofocar las críticas ciudadanas. En el extranjero, China se sirve de su creciente poder e influencia económica para silenciar a sus detractores y también para perpetrar el ataque más feroz contra el sistema nacido a mediados del siglo XX, que busca hacer cumplir los derechos humanos en todo el mundo.

El gobierno chino lleva tiempo volcado en la construcción de una “Gran Muralla” en internet para evitar la difusión de críticas formuladas fuera del país. Ahora, ataca cada vez más a menudo a quienes lo critican desde el exterior, ya representen a gobiernos de otros países, formen parte de una empresa o universidad extranjera o salgan a las calles –reales o virtuales– para protestar públicamente. Ningún otro gobierno detiene a un millón de personas pertenecientes a una minoría étnica, sometiéndolas a un adoctrinamiento forzado y, a la vez, ataca a cualquiera que se atreva a desafiar esa represión. Si bien otros gobiernos cometen graves violaciones de derechos humanos, ninguno ejercita su músculo político con tanta determinación y vigor para socavar las instituciones internacionales que le piden rendir cuentas. Si no se le planta cara, Pekín ofrece un futuro distópico en el que nadie está fuera del alcance de sus censores y donde el mencionado sistema internacional de derechos queda tan debilitado que no sirve para monitorear la represión ejercida por gobiernos.

Sin lugar a dudas, el gobierno chino y el PCCh no son las únicas amenazas que penden hoy sobre los derechos humanos. En muchos conflictos armados, como…

INICIA SESIÓN PARA SEGUIR LEYENDO