>   NÚMERO 38

Lecciones democráticas

CARTA A LOS LECTORES
 | 

Cualquiera que sea el desenlace de Fidel Castro y el recorrido del populismo de Hugo Chávez, la democracia ha florecido en 2006 a lo largo y ancho de toda Latinoamérica. Elecciones democráticas desde México a Chile, desde Brasil hasta el otro lado de la cordillera, Bolivia, Perú, Colombia y pronto Ecuador. Todo el continente ha presenciado como el pueblo elegía sin sobresaltos a sus representantes para que gobiernen en su nombre y en su provecho. “Por el pueblo y para el pueblo”.

La normalidad con que se han desarrollado los comicios les ha restado, incluso, protagonismo en los medios de comunicación y en las propias Cancillerías de Estados Unidos y de la Unión Europea. La atención del mundo desarrollado ha seguido estando acaparada por la intervención en Irak y sus dramáticas secuelas, los conflictos recurrentes entre árabes e israelíes, el terrorismo fundamentalista y la inmigración. Los hurras por la democracia en América, la Latina, la latinoamericana, no han venido de diplomáticos e intelectuales sino de los muchos mercaderes confiados en las ventajas que un sistema político representativo ofrece a sus inversiones.

ECONOMÍA EXTERIOR ha querido resaltar este rebrote simultáneo y vigoroso de la causa de la democracia y, naturalmente, subrayar su importancia y ahondar en su significado. ¿Latinoamérica se inclina más hacia la izquierda o hacia la derecha o, por el contrario, los extremos pierden fuerza en favor de un centro en el que van sedimentándose los anhelos de igualdad de la socialdemocracia y la estabilidad macroeconómica de los conservadores? ¿El populismo de Chávez en esta época globalizadora conseguirá arrastrar a los jóvenes como lo hicieron Castro y Guevara en plena Guerra Fría y condena del colonialismo? ¿México se separará económicamente del Sur hasta convertirse, arrastrando incluso a los países centroamericanos y caribeños, en un Estado asociado de su vecino…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO