POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 197

El primer ministro chino, Li Keqiang, durante su charla en la apertura del Congreso Nacional del Pueblo en Pekín (22/5/2020). KEVIN FRAYER/GETTY

Los cambios que exige la pandemia

¿Aprovechará China la crisis para lanzar una nueva reforma económica? ¿Pondrán orden en sus casas Estados Unidos y Europa? Todos deben abordar cambios difíciles y necesarios.
EUGENIO BREGOLAT
 | 

En La peste, Albert Camus habló de “los que creen que la peste puede venir y volver a marcharse sin que nada haya cambiado en el corazón de los hombres”. Y en el último párrafo de la novela, una vez superada la epidemia, se lee: “Tal vez un día, para desgracia y enseñanza de los hombres, la peste vuelva a despertar a sus ratas y las envíe a morir a una ciudad feliz”. ¿Habrá el coronavirus cambiado algo en el corazón de los hombres? ¿Habremos sacado de él la oportuna enseñanza, o tendrá que regresar para que lo hagamos? Los últimos años se ha extendido entre nosotros la noción de que la palabra “crisis” en chino se compone de dos caracteres: el primero significaría “peligro” y el segundo, “oportunidad”. Los sinólogos precisan que, en realidad, si bien el primer caracter, wei, realmente significa “peligro”, el segundo, ji, significa “momento inicial”. Solo acompañado de otro caracter, jihui, significa “oportunidad”. Hecha esta aclaración, me acojo a la noción popularizada en Occidente, que viene como anillo al dedo para dar ánimos al personal en cualquier crisis, sin ir más lejos en la del coronavirus. Acometer cambios necesarios pero dolorosos, o que alteren costumbres arraigadas, no es fácil; a menudo se postergan sine die. La crisis aparece como el acicate que nos obliga a enfrentarnos con una realidad insoslayable aunque poco grata. Ese –entiendo– es el sentido profundo de nuestra versión de la palabra china “crisis”, y la razón de que a menudo se eche mano de ella. Pues bien, tanto a China como a Estados Unidos o Europa se les ofrece la ocasión de transformar el dolor y el empobrecimiento que comporta la pandemia en oportunidades, si son capaces de aprovecharla para aprobar viejas asignaturas pendientes o descubrir nuevos horizontes.

China tiene…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO