Un grupo de gente participa en una caravana para celebrar la puesta en marcha del proyecto de ley que permite el matrimonio entre personas del mismo sexo en Costa Rica (San José, 26 de mayo de 2020) GETTY

Reconocimiento del matrimonio igualitario en Costa Rica: el desenlace

Tres años después de iniciar el proceso, Costa Rica se une a los países latinoamericanos que ya reconocen el matrimonio igualitario: Argentina, Uruguay, Brasil, Colombia, Ecuador, además de algunos Estados de México
ASBEL BOHIGUES
 |  3 de junio de 2020

El 4 de febrero de 2018 se celebró la primera vuelta de las elecciones presidenciales en Costa Rica, a la par que las elecciones legislativas para el Parlamento unicameral, la Asamblea Legislativa. La campaña estuvo marcada por la resolución, un mes antes, de una consulta planteada por el gobierno costarricense –cuya presidencia ocupa el Partido Acción Ciudadana (PAC) desde 2014– a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Tras años de espera y a las puertas de unas elecciones, la respuesta de la CIDH podía resumirse así: las parejas homosexuales tienen los mismos derechos matrimoniales que las heterosexuales.

Las elecciones se convirtieron en una suerte de plebiscito sobre tal decisión, el matrimonio igualitario, y la propia participación de Costa Rica en la CIDH. La primera vuelta tuvo un resultado histórico: por primera vez desde 1986, ni el Partido Liberación Nacional (PLN) ni el Partido Unidad Social Cristiana (PUSC) participarían en la segunda vuelta presidencial. El bipartidismo costarricense ya sufrió cambios en 2014, con la victoria del PAC frente al PLN, y ahora veía el surgimiento de una nueva fuerza por la derecha, el Partido Restauración Nacional (PRN). De un solo diputado (de 57 en la Asamblea) y un 1,35% de los votos en 2014, pasó a ser la segunda fuerza parlamentaria con 14 diputados y ganó la primera vuelta con casi el 25% de los votos, garantizándose el paso a la segunda vuelta. El PAC quedó en segundo lugar con menos del 22%.

En la segunda vuelta del 1 de abril, PRN mejoró su resultado, pero no fue suficiente para hacerse con la presidencia: el PAC ganó las elecciones y retuvo la presidencia. Independientemente de las nuevas coaliciones de gobierno que tuvo y tiene que llevar a cabo el PAC (tercera fuerza parlamentaria, por detrás de PLN y PRN), una cosa parecía garantizada: Costa Rica cumpliría la decisión de la CIDH y más pronto o más tarde reconocería el matrimonio igualitario.

La Corte Suprema de Justicia de Costa Rica declaró inconstitucional las partes del Código de Familia que prohibieran los matrimonios entre personas del mismo sexo. La Corte también dictaminó que la Asamblea tenía 18 meses para legislar en este sentido, pero que si no se aprobaba ninguna ley, pasados esos 18 meses quedaría automáticamente reconocido el matrimonio igualitario en el país, tal y como ocurrió el 26 de mayo.

Centroamérica no es una región particularmente abierta a un tema como el matrimonio igualitario, ni a nivel legislativo (Costa Rica es el primer país), ni en la opinión de sus legisladores. Costa Rica era el más abierto, pero aún así con niveles de apoyo bajos. El gráfico 1 muestra los niveles de apoyo al matrimonio igualitario a lo largo de una escala 1-10, donde 1 significa desaprueba firmemente y 10 aprueba firmemente. Los datos provienen de la Base de Datos de Élites Latinoamericanas (PELA-USAL: https://oir.org.es/). La pregunta que se plantea a los diputados es la siguiente: “En su opinión personal, ¿con qué firmeza aprueba o desaprueba que las parejas del mismo sexo puedan tener derecho a casarse?”.

A primera vista, puede que no se noten muchos cambios en la correlación de fuerzas en la asamblea costarricense a favor y contra el matrimonio igualitario. Sigue habiendo un importante grupo de legisladores totalmente en contra, superior al 40%, frente a un grupo mucho menor de legisladores totalmente a favor (menos del 20%). No obstante, si se divide la asamblea en dos grupos, a favor (6-10) y en contra (1-5), el cambio es notorio: si en 2014 las posiciones contrarias al matrimonio igualitario sumaban el 70,9% de la cámara, en 2018 suman el 49%. Aunque el PRN acaparó los focos en 2018, la cámara surgida de las últimas elecciones es considerablemente más progresista. A modo de ejemplo, la media de apoyo pasó de 3,82 a 4,89.

 

 

Entre los partidos políticos también ha habido cambios, más visibles. No solo porque hayan ganado o perdido diputados los más y menos favorables al matrimonio igualitario, sino también por modificaciones en las propias posiciones del partido. El Gráfico 2 muestra el apoyo medio por partido.

Para garantizar el anonimato de las respuestas, PELA-USAL agrupa en la categoría Otros a los partidos con menos de cinco escaños. Por consiguiente, como PRN y Frente Amplio (FA) solo tienen un diputado en 2014 y 2018 respectivamente, aparecen en ese apartado. Este es un movimiento de escaños que podría hacer pensar que han avanzado las posiciones más conservadoras en la asamblea, pues el partido más favorable en 2014 se quedó con un solo diputado cuatro años después, y el partido más opuesto pasó de 1 a 14. Los verdaderos cambios se han dado en los otros tres grandes partidos: PUSC, PLN y PAC.

 

 

Si PUSC era el principal partido, en términos de tamaño legislativo, menos favorable en 2014, cuatro años después es el segundo más favorable, solo después del PAC que ha pasado a un consenso positivo casi unánime. También destaca el avance del PLN, que aunque sigue siendo más bien contrario, está más alejado del PRN. Este partido mantiene una postura ciertamente coherente: todos sus diputados entrevistados están totalmente en desacuerdo con el matrimonio igualitario.

El resultado de todo este proceso iniciado en mayo de 2016 con una consulta a la CIDH ha terminado con el reconocimiento del matrimonio igualitario en Costa Rica, una cámara más progresista, unos partidos antiguamente conservadores más abiertos (PLN y PUSC), la clara apuesta del PAC por apoyar el matrimonio igualitario, y la concentración de las posturas más desfavorables en el PRN, que actualmente cuenta con la mitad de escaños (7).

Costa Rica se une así a los países latinoamericanos que ya reconoce el matrimonio igualitario: Argentina, Uruguay, Brasil, Colombia, Ecuador, además de algunos Estados de México. Sin embargo, lo hace por un camino sui generis, diferenciado de la vía judicial (Brasil, Colombia) o puramente parlamentaria (Argentina, Uruguay), y por el que ya transitó Ecuador en junio de 2019: fruto de la Opinión Consultiva OC 24/17 de la CIDH.

Esta opinión tiene validez en todos los países miembros. De momento, ha tenido como resultado el reconocimiento del matrimonio igualitario en Ecuador y ahora Costa Rica. Esta por ver si esta nueva vía al reconocimiento se extiende a más países, quizá más pronto que tarde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *