televisa univision
Anuel AA actúa durante la 33ª edición del Premio Lo Nuestro a la Música Latina de Univision en el AmericanAirlines Arena de Miami (Florida), el 18 de febrero de 2021. RODRIGO VARELA. GETTY

Televisa-Univision: el nuevo gigante audiovisual hispano

Al mercado ultracompetitivo de las plataformas de vídeo se suma ahora la alianza del grupo Televisa (México) y Univision (EEUU), con la intención de convertirse en el líder indiscutido de un mercado, el español, de casi 500 millones de personas.
LUIS ESTEBAN G. MANRIQUE
 |  27 de abril de 2021

Barbaren, una serie alemana sobre legionarios romanos y tribus germánicas hablada en parte en latín, fue el pasado octubre la más vista en Netflix en Alemania, pero también en Francia, Italia y otros 14 países europeos, en una clara muestra de la forma en que las plataformas de vídeo en línea –streaming– están unificando los gustos y hábitos de consumo de la audiencia del Viejo Continente.

Antes de Netflix, HBO o Disney+, los momentos en los que los europeos se sentaban a ver lo mismo y al mismo tiempo eran más bien escasos: el concurso de Eurovisión, la final de la Champions de la UEFA y poco más. Las plataformas digitales lo han cambiado todo. Netflix tiene hoy en Europa 58 millones de suscriptores. La columna Charlemagne de The Economist asegura que, con ello, el gigante americano está contribuyendo más a la integración cultural europea –y a crear así un demos comunitario– que muchas políticas públicas.

A Jean Monnet se le atribuye una frase que, como dicen los italianos, se non è vero, è ben trovato: si tuviera que comenzar de cero otra vez la construcción europea, habría dicho Monnet, “comenzaría por la cultura”. En la posguerra, una pléyade de directores –Fellini, Truffaut, Bergman…– dio al séptimo arte un distintivo tono europeo, pero la televisión siguió siendo un asunto estrictamente nacional, con programaciones hechas por franceses para franceses o de daneses para daneses que difícilmente cruzaban las fronteras, físicas y culturales.

Para el streaming, la Unión Europea es hoy ya un solo mercado –y no 27– y absorbe un 30% de las horas que los europeos dedican a ver televisión. Netflix dobla sus películas y series a 34 idiomas, incluidos los 24 oficiales europeos, y las subtitula a unas cuantos más, lo que ha permitido que series como Barbaren o la francesa Lupin se conviertan en éxitos mundiales.

En 2015, el 75% del contenido original de Netflix era de producción estadounidense. Hoy es la mitad. Actualmente, se están rodando con su financiación un centenar de películas y series europeas, muchas más de las que producen juntas las cadenas públicas francesa y alemana.

Es natural. El gigante del streaming tiene 207,6 millones de suscriptores en casi 200 países, 67 millones de ellos en Estados Unidos. El año pasado, en medio de las reclusiones de la pandemia, añadió 15,7 millones más, mientras que en EEUU se cerraban, arrasados por los largos cierres y la falta de público, la cadena de multicines ArcLight y el célebre Cinerama Dome de Hollywood.

 

El terreno de juego

A este difícil terreno de juego acaba de entrar la alianza del grupo Televisa de México y Univision de EEUU, los gigantes del mundo mediático en lengua española, con la intención de convertirse en el líder indiscutido de un mercado de casi 500 millones de personas (42 de ellos en territorio estadounidense), el 7,8% de la población mundial, con un PIB agregado de siete billones de dólares. Actualmente, solo el 10% de esos potenciales usuarios tiene contratados servicios de vídeo online, frente al 70% de los consumidores de contenidos en inglés.

La fusión era lógica. Univision domina el mercado mediático hispano de mayor poder adquisitivo y Televisa el más poblado: 122 millones de mexicanos. Tras la fusión, Televisa-Univision tendrá el mayor volumen de contenidos propios en lengua española y una formidable capacidad de producción propia.

Televisa, la joya de la corona de la dinastía Azárraga, ya en su tercera generación, tiene hoy el 10% de Univision y garantías por una participación adicional del 26%. A mediados de abril, su presidente, Emilio Azcárraga Jean, acordó vender a Univision, como parte del acuerdo, los activos de medios y producción de Televisa por 4.800 millones de dólares, 3.000 millones en efectivo y 1.500 millones en acciones de la cadena estadounidense, una suma equivalente al 16,5% de la inversión extranjera directa que recibió México en 2020.

 

«Televisa concentra más de la mitad del mercado de televisión abierta en México, pero su audiencia ha disminuido más de nueve puntos desde 2016; Univision, por su parte, es la cadena en español con más espectadores en EEUU, pero pierde cada vez más audiencia»

 

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, de notorios instintos intervencionistas en el sector energético, esta vez mostró su beneplácito con la operación, que extenderá la influencia cultural mexicana desde Chicago y Nueva York a Buenos Aires y Santiago de Chile. En febrero de 2016, Televisa creó Blim TV, su primera plataforma OTT (over the top), que concentró sus contenidos digitales y ofreció de manera gratuita a los usuarios de sus filiales de pago. Pero cinco años después, Blim tenía menos de 300.000 suscritores. Era una cuestión de escala.

Según Bernardo Gómez, uno de sus altos ejecutivos, Televisa tenía que ganar escala para poder competir con los titanes. El Instituto Federal de Telecomunicaciones de México estima que Televisa concentra más de la mitad del mercado de televisión abierta, pero que su audiencia ha disminuido más de nueve puntos desde 2016. En México, Netflix tiene el 76% de las 11,6 millones de suscripciones de las siete plataformas online del mercado, seguida muy de lejos por Amazon Prime Video, que concentra el 8,5%, según datos de Competitive Intelligence Unit. TV Azteca, su más directo rival, aumentó su audiencia tres puntos en 2020, hasta el 34%. Televisa no revela sus ratings. Univision, por su parte, es la cadena en español con más espectadores en EEUU, pero está perdiendo cada vez más audiencia ante la abundante oferta de contenido bajo demanda.

 

Grandes padrinos

El acuerdo, que espera la aprobación de los reguladores en México y EEUU para comenzar a emitir a principios de 2022, cuenta con el respaldo financiero del SoftBank Latin American Fund (el fondo japonés de tecnología), Google, Raine Group (un banco de inversión especializado en tecnológicas) y ForceLight, que aportarán unos 1.000 millones de dólares a la operación, que Univision financiará con un crédito de 2.100 millones de dólares.

Televisa, que produce 86.000 horas de contenidos al año que exporta incluso a Rusia y China, pondrá a disposición del nuevo grupo sus cuatro canales en abierto, 27 canales de pago, el estudio Videocine y Blim TV. Televisa tendrá el 45% del nuevo grupo, el mayor número de licencias de emisión y los mayores estudios de producción e infraestructuras de transmisión. Univision aporta, por su parte, nueve canales por cable en español, 61 canales en abierto, 58 emisoras de radio y PrendeTV, su servicio de streaming. Televisa usará los ingresos que obtendrá para reducir su deuda, lo que explica que sus acciones subieran hasta los 13,85 dólares en la bolsa de Nueva York (un 23,52% más) tras el anuncio del pacto. En lo que va de año, sus títulos han subido un 52,57% en la bolsa mexicana. S&P mantiene en BBB+ su calificación.

El optimismo de los inversores se debe a las evidentes sinergias del nuevo negocio. La biblioteca de contenidos de Televisa incluye entretenimiento, deportes, telenovelas, programas educativos, infantiles, películas, reality-shows… y la legendaria serie El Chavo del Ocho, uno de los hitos de la cultura popular latinoamericana. Juntos, sus respectivos fondos de contenidos sumarán más de 300.000 horas de programación, el mayor volumen de propiedad intelectual en español del mundo.

 

Actor global

Televisa-Univision cuenta con una ventaja sobre Netflix: sólidas bases en un mercado que conoce como pocos y donde piensa invertir 1.000 millones de dólares en nuevas producciones. Wade Davis, director ejecutivo de Univision y que también estará al frente de la nueva compañía, está convencido que el nuevo grupo jugará en las grandes ligas mediáticas mundiales.

De hecho, la operación se activó cuatro meses después de que Davis, exdirector financiero de Viacom, adquiriera el 64% de Univision. Emilio Azcárraga Vidaurreta, abuelo del actual presidente de Televisa, fundó Univision en 1961 como una canal de televisión en San Antonio (Texas) que emitía solo en español. En 1987 se creó Univision Holdings Inc., propiedad de Televisa y Hallmark.

En los últimos 14 años, la compañía estuvo bajo el control del multimillonario californiano Haim Saban, que intentó entrar en la programación en inglés, con escasos resultados. Davis aprendió la lección: necesitaba de los mexicanos. Con unos 13.000 empleados, los ingresos anuales previstos de la nueva compañía rondarán los 4.000 millones de dólares anuales y 1.600 millones de Ebidta (el beneficio bruto de explotación calculado antes de los gastos financieros). Es decir, músculo financiero suficiente para acelerar la transformación digital y producir contenidos innovadores.

Desde hace años, las telenovelas de bajo presupuesto, uno de los productos estrella de Televisa, vienen perdiendo audiencia porque han dejado de atraer a los jóvenes. Los espectadores medios en horario estelar de Univision, que emite las telenovelas de Televisa, han caído de 3,7 millones de televidentes en 2010 a dos millones el año pasado, según Nielsen. En esas condiciones no iba a poder competir en la era del streaming, donde una suscripción mensual cuesta más o lo mismo que una entrada a un cine en EEUU: unos 12 dólares.

 

Un deporte ultracompetitivo

El camino no será sencillo, sin embargo. El acuerdo entre Televisa y Univision sigue a grandes rasgos la estrategia de Disney, que en marzo de 2019 compró 21st Century Fox a Rupert Murdoch por 71.000 millones de dólares para fortalecer su capacidad de producción y poder competir con los jugadores más veteranos.

Netflix, que ha financiado proyectos de Alfonso Quarón y Martin Scorsese y está ganando terreno en mercados emergentes como India, Brasil y Turquía, planea gastar unos 35.000 millones de dólares en contenidos en 2025, frente a los 15.000 millones de 2019 y los 17.800 millones en 2020. Y a Netflix se han sumado Disney+, HBO Max y Apple TV+, además de Hulu y Amazon Prime Video, que cuenta con 100 millones de suscriptores.

En 2019, Amazon y Apple gastaron 6.000 millones de dólares en contenidos. Según la consultora Parrot Analytics, en el primer trimestre, Netflix absorbió el 50% de la demanda de vídeo online, frente al 54% de hace un año y el 65% del primer trimestre de 2019. Aun así, en ese lapso tuvo beneficios de 1.700 millones de dólares sobre ingresos de 7.160 millones, suficientes para cubrir sus costes operativos, convirtiéndose así, por primera vez, en una compañía rentable.

1 comentario en “Televisa-Univision: el nuevo gigante audiovisual hispano

  1. Me parece que la unión de dos potencias del medio como televisa e Univisión, va a ser un Éxito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *