>   NÚMERO 74

España ¿sigue imbatible?

FERNANDO BARCIELA
 | 

Después de años de fuerte estancamiento, el sector turístico –en torno al 11 por cien del PIB con más de 2,2 millones de trabajadores– creó entre enero y julio de 2015 el 53 por cien del empleo generado en España, un total de 304.000 puestos de trabajo.

 

Hace unos dos años casi todos los análisis sobre el sector turístico español eran más bien desalentadores. Daba igual que sus autores fueran economistas independientes, profesionales del sector o políticos. La idea de que España había agotado su capacidad de atracción del turista europeo, la fórmula Sol y Playa no podía crecer más y los nuevos destinos del Mediterráneo, más modernos y baratos, iban a dar la puntilla definitiva, eran los habituales en el sector. Como por arte de birlibirloque, ahora mismo, sin embargo, ya nadie se acuerda de lo que entonces parecía la verdad revelada. El entusiasmo, diríamos euforia, se ha generalizado de tal modo entre los profesionales del sector y los políticos que en la actualidad domina el triunfalismo.

Se entiende que sea así. Los resultados de los últimos años han sido tan buenos que han desafiado las previsiones. Después de caer a los 60,7 millones en 2013, España volvía a repuntar con fuerza el año pasado, según la Organización Mundial del Turismo (OMT), hasta la mágica cifra de los 65 millones. Es decir, nuestro sector turístico se portó el año pasado como ninguno. Creció el 7,1 por cien, por encima del 2,8 por cien de Europa e incluso del 4,2 mundial.

Por el contrario, en Francia, el primer receptor mundial, las llegadas de turistas se quedaban estancadas en los 83,7 millones, en Italia subían un 1,9 y hasta Turquía, nuestro gran rival emergente en el Mediterráneo oriental, hacía un parón en la frenética carrera de años anteriores, para crecer…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO