AFKAR-IDEAS  >   NÚMERO 60

Busto de la antigua ciudad de Palmira. Museo de Damasco./LOUAI BESHARA/AFP/GETTY IMAGES

El futuro del patrimonio sirio

La restauración, e incluso reconstrucción, del patrimonio destruido, exige prudencia, control y una evaluación detallada para evitar un uso más comercial que científico.
ANNIE SARTRE-FAURIAT
 | 

En ocho años de guerra, todos los bienes del patrimonio cultural en Siria se han visto afectados, tanto por los bombardeos como por las destrucciones voluntarias o los saqueos masivos. El caso de Palmira, que ha conmocionado a la opinión pública internacional, no es más que el ejemplo más visible de una destrucción indiscriminada y sin escrúpulos de los vestigios que reflejan, de manera espectacular, la historia de un país que cuenta con más de mil lugares históricos. Entre 1980 y 2011, algunos de ellos fueron declarados Patrimonio de la Humanidad; ahora están todos en la lista de lugares en peligro. El balance, región por región, es aterrador, y los actuales bombardeos ruso-sirios en el Norte de Siria siguen destruyendo salvajemente lugares que se han mantenido casi intactos desde los siglos V y VI de nuestra era. Sin embargo, debido a la falta de informes precisos sobre varias zonas de combate y a la ley del silencio sobre las acciones de los aliados del régimen sirio, todavía no podemos medir totalmente la magnitud de la catástrofe.

Desde el inicio de la guerra en 2011, los que conocían Siria no tenían ninguna duda sobre la manera brutal y radical en la que respondería el régimen de Al Asad frente a las manifestaciones de hostilidad hacia él, pero no imaginaban ni de lejos el desastre al que asistimos ocho años después, un desastre humano insostenible y un desastre patrimonial incomprensible. ¿Cómo un conflicto tan localizado ha podido provocar tantos daños, algunos definitivos, hasta tal punto que los han comparado con los de la Segunda Guerra mundial?

Hay que reconocer que la protección del patrimonio en Siria no era una prioridad de la dictadura, que consideraba que los vestigios del pasado eran ante todo un medio para que entrase dinero en las arcas…

INICIA SESIÓN PARA SEGUIR LEYENDO