POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 127

La región más peligrosa del mundo

MARIANO AGUIRRE
 | 

 

 

Descent into chaos. How the war against Islamic extremism is being lost in Pakistan, Afghanistan and Central Asia. Ahmed Rashid. Londres: Allen Lane, 2008

The unexpected war. Canada in Kandahar. Janice Gross Stein and Eugene Lang, 2008

En los días anteriores y posteriores al triunfo de Barack Obama, diversos análisis señalaron a Afganistán, Irak y el conflicto palestino-israelí como las tres situaciones internacionales más graves que deberá afrontar el nuevo presidente de Estados Unidos. A finales de noviembre la toma violenta de parte de la ciudad de Mumbai por un grupo terrorista adiestrado en Pakistán aumentó la tensión entre este país e India. Casi 200 muertos subrayaron que la cuestión afgana no puede ser analizada, y menos solucionada, sin incluir estructuralmente el problema pakistaní y una perspectiva regional.

Después de que Benazir Bhutto, fuera asesinada en un atentado a finales de 2007, Pakistán empezó a ser visto como uno de los lugares más peligrosos del mundo. Pero el problema no es sólo la dividida sociedad pakistaní y sus 175 millones de habitantes, sino también Afganistán, Asia Central e India, con quien Islamabad se enfrenta por la hegemonía regional y el territorio de Cachemira.

Pakistán está étnicamente fragmentado, tiene una pobreza extendida y unas instituciones democráticas amenazadas por un poderoso servicio de inteligencia militar que sostiene parte de la insurgencia afgana como forma de contrarrestar la influencia india. Asimismo, es una potencia con armas nucleares y fronteras no controladas por el Estado que albergan desde grupos islamistas radicales que operan en Afganistán hasta movimientos separatistas seculares. Además, un amplio sector islamista radical guía la educación de cientos de miles de jóvenes en sus madrazas, con ramificaciones desde Lahore hasta Londres y Barcelona.

Ahmed Rashid, periodista y analista pakistaní, adopta en su último libro esa perspectiva regional, y sitúa a…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO