POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 203

Angela Merkel y Joe Biden en la Casa Blanca (Washington, 15 de julio de 2021). GETTY

Un mundo nuevo espera a Alemania

La ambigüedad de Angela Merkel ha irritado a amigos y competidores. Alemania necesita una política exterior modernizada y más audaz. Las ‘vacaciones’ de la geopolítica se han acabado.
ULRICH SPECK
 | 

Las recientes tensiones de Alemania con Estados Unidos por el gasoducto Nord Stream 2, por el papel del proveedor de telecomunicaciones chino Huawei en la futura red 5G del país y por el Acuerdo Global de Inversiones Unión Europea-China son algo más que simples accidentes. Son síntomas de un malestar mucho mayor. Lo que indican es que el enfoque alemán de política exterior y de seguridad posterior a la guerra fría ha llegado a un callejón sin salida.

Depender de EEUU para la seguridad y el liderazgo geoestratégico, no solo en Europa sino en todo el mundo, al tiempo que se establece un profundo compromiso económico con China y Rusia, es una fórmula que ha tenido un enorme éxito para Alemania en las décadas posteriores a la guerra fría. El país se convirtió en un campeón del comercio y en un líder mundial en exportaciones. Al mismo tiempo, y no sin relación, ha conseguido mantenerse en gran medida al margen de las crisis y los conflictos. Como pocos países, Alemania parecía estar hecha a medida para la era de la posguerra fría, con sus puntos fuertes económicos específicos y su énfasis en el multilateralismo y la cooperación con los que todos ganan.

En este entorno, los intereses empresariales del país parecían estar perfectamente alineados con los intereses políticos. El comercio y la inversión en los antiguos países comunistas, especialmente en Rusia y China, podían definirse como una forma de promover la globalización. Podían perseguirse en nombre de un mundo cada vez más “plano”, donde las fronteras perderían su importancia, donde los regímenes autocráticos se liberalizarían con el tiempo, y donde el conflicto sería sustituido por la cooperación multilateral.

Sin embargo, hoy día, para muchas personas de fuera, Alemania parece cada vez menos un campeón de la globalización y de un…

INICIA SESIÓN PARA SEGUIR LEYENDO