liderazgo climatico ue
Protesta climática de Greenpeace frente a la Puerta de Brandenburgo, en Berlín, el 6 de mayo de 2021. PAUL ZINKEN. GETTY

El cacareado liderazgo climático de la UE hace agua

La UE se enorgullece de ser un líder climático audaz, con el objetivo de lograr cero emisiones netas de carbono para 2050. Pero su tímida apuesta por un cambio gradual no funcionará.
OLIVIA LAZARD
 |  2 de junio de 2021

La Unión Europea apoya la carrera hacia el cero neto, el proceso destinado a alcanzar la neutralidad de carbono en 2050. El objetivo de cero neto significa que la UE, al igual que el resto de la comunidad internacional, pretende no emitir más gases de efecto invernadero de los que pueden ser absorbidos. Para lograrlo, la UE trabajará en la reducción más rápida posible de las emisiones de los sectores energético, industrial y de la vivienda, invirtiendo al mismo tiempo en estrategias de “compensación” que permitan la absorción de los gases de efecto invernadero, ya sea por medios tecnológicos o naturales.

Hay un peligro oculto en la carrera hacia el cero neto: estancarse y apostar por innovaciones tecnológicas que aún no existen, como los sistemas de captura de carbono o la geoingeniería, cuyos impactos en los sistemas vivos no podemos prever. Estas trampas se incluyen hoy en todas las estrategias de transición climática, incluidas las de la UE, cuyos efectos se prevén muy decepcionantes.

Con la última ronda de compromisos tras la Cumbre de Líderes Globales convocada por el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, en abril de 2021, se sigue estimando que el mundo va camino de un aumento mínimo de 2,4 grados centígrados para finales de siglo. No olvidemos, además, que se trata de promesas y que los planes de aplicación de la transición siguen siendo muy poco claros en todo el mundo.

La UE ha dado pasos más concretos que muchos otros países y regiones hacia una transición planificada, pero todavía hay demasiadas incoherencias en las medidas actuales. Si la UE quiere reclamar una verdadera posición de liderazgo, debe intensificar sus esfuerzos en múltiples frentes.

Para empezar, la UE no puede reclamar el liderazgo climático mientras siga subvencionando a las industrias de combustibles fósiles. En julio de 2020, Investigate Europe señaló que los Estados miembros siguen subvencionando al sector fósil con más de 137.000 millones de euros (167.000 millones de dólares) al año en forma de subvenciones directas, exenciones fiscales y exenciones. Proclamar el liderazgo climático en la escena internacional mientras se es incapaz de abordar abiertamente este nivel de subvenciones es peligroso, además de hipócrita. Y a esto se añade el impulso de la UE a la estrategia del hidrógeno, que puede llevar a una mayor explotación de los combustibles fósiles. La UE podría dañar gravemente su reputación.

 

«Proclamar el liderazgo climático mientras no se aborden las subvenciones al sector de combustibles fósiles es peligroso, además de hipócrita»

 

La Unión trabaja actualmente en la introducción de un mecanismo de ajuste en la frontera del carbono (CBAM) compatible con las normas de la Organización Mundial del Comercio (OMC) para evitar las fugas de carbono. Pero algunos países no pertenecientes a la UE consideran que se trata de una medida proteccionista para mantener la competitividad de las industrias europeas, mientras siguen dependiendo de la energía fósil en el camino hacia la descarbonización. Hacer que el CBAM sea compatible con la OMC es una cuestión de tecnicismo legal. El mayor desafío es el de crear confianza con otras naciones del mundo. Esta confianza no existe hoy.

Como se vio en el último Petersberg Climate Dialogue organizado por Alemania, la UE sigue sin cumplir sus compromisos en materia de financiación del clima y apoyo a la transición y adaptación de las economías menos desarrolladas. Por tanto, la UE está aplicando medidas potencialmente arriesgadas desde el punto de vista económico. Además, no está prestando el apoyo necesario para garantizar que la transición climática se lleve a cabo con seguridad en todo el mundo.

Una laguna igualmente preocupante se encuentra en la taxonomía de la UE para las inversiones sostenibles. La taxonomía es observada en todo el mundo como un marco normativo avanzado diseñado para orientar las inversiones del sector privado y reducir los riesgos económicos. Aunque no impide las inversiones en sectores perjudiciales para el clima, con el tiempo creará incentivos que aprovechen el poder financiero y económico del sector privado, permitiendo una transición completa. La taxonomía de la UE para las inversiones sostenibles es, por tanto, un pilar fundamental del liderazgo climático de la UE, con un potencial efecto Bruselas que extenderá el impacto de la taxonomía mucho más allá de las fronteras europeas.

Teniendo en cuenta la importancia de este instrumento, es especialmente preocupante que los biocombustibles se incluyan en la taxonomía cuando contribuyen a la deforestación y a la diezma de los bosques antiguos. Esta es una trampa típica de la lógica de la red cero: se puede emitir siempre que se compense. Pero las estrategias de compensación no se basan en una contabilidad ecológica lógica. A menudo conducen a más daños climáticos, así como a otras rupturas ecológicas.

 

«Las estrategias de compensación europeas no se basan en una contabilidad ecológica lógica. A menudo conducen a más daños climáticos»

 

Estas incoherencias, entre otras muchas, hacen que algunas de las medidas más avanzadas de la UE en materia de acción climática resulten vacías. La retórica de la Unión no se corresponde con la urgencia de la situación.

Por supuesto, vivimos en la era de la complejidad perversa: no hay una manera fácil de hacer una transición segura de economías enteras de un sistema basado en los combustibles fósiles a un tipo diferente de generación de energía, manteniendo al mismo tiempo los ritmos democráticos y un sistema internacional estable surgido de las interdependencias económicas. La UE apuesta hoy por un cambio gradual, pero la verdad es que el mundo no puede permitirse una acción tímida.

Una señal de esperanza, sin embargo, llegó desde Alemania la semana pasada. Una sentencia del Tribunal Constitucional basada en la justicia intergeneracional dictaminó que las medidas climáticas actuales son insuficientes para garantizar un futuro verdaderamente seguro para las generaciones venideras. El Tribunal instó al gobierno a intensificar sus ambiciones climáticas y a establecer rápidamente un plan de acción para su aplicación.

La sentencia se produce en un año electoral para Alemania, en el que Los Verdes ocupan un lugar destacado en las encuestas. Y demuestra, más que nada, que se espera que los sistemas democráticos produzcan cambios rápidamente.

La sentencia, y su aplicación directa, resonará más allá de Alemania. Si Alemania revisa su Plan de Recuperación y Resiliencia en consecuencia, la cara de la acción climática cambiará en Europa. Y lo que es igual de importante, se restablecerá la confianza mundial en el liderazgo europeo en materia de acción climática y democracia.

En resumen, el liderazgo climático requerirá una acción más democrática a nivel nacional. Requerirá programas de reducción de emisiones precisos y ambiciosos. Requerirá solucionar las incoherencias de los marcos normativos. Y requerirá intensificar la cooperación climática con las economías menos desarrolladas. Los hechos hablan por sí mismos.

Artículo publicado en inglés en Carnegie Europe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *