POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 198

El alto representante Josep Borrell y el ministro de Exteriores alemán, Heiko Maas, se dirigen a una conferencia de prensa (Berlín, 28 de agosto de 2020). KAY NIETFELD/GETTY

Tiempos difíciles para la política exterior europea

Disfrazarse de Estado westfaliano no permitirá a la UE batirse entre potencias. El nuevo entorno geopolítico requiere más creatividad que la demostrada hasta ahora por los europeos.
BEN TONRA
 | 

A lo largo de los últimos años hemos sido testigos de un debate en torno al futuro de la política exterior y de seguridad y defensa europeas. Este debate se ha visto impulsado por diversos acontecimientos: la inquietud acerca del futuro de la OTAN y la garantía de seguridad aportada por Estados Unidos, la salida británica de la Unión Europea, un escenario global cada vez menos seguro, cambios geopolíticos más y más amplios y un incremento en la contestación de las premisas que sostienen el multilateralismo. Las siguientes líneas buscan, en primer lugar, arrojar luz sobre lo que está en juego en la seguridad y defensa europeas a raíz de estos acontecimientos y, a continuación, perfilar el debate subyacente en torno a la respuesta dada por Europa –la llamada “autonomía estratégica”–, ofreciendo finalmente unas pocas reflexiones críticas sobre la actual búsqueda de poder geopolítico por parte de la Unión.

A la hora de hablar de los detonantes del nuevo discurso de poder europeo, en primer lugar hay que señalar que el contraste entre la Estrategia Europea de Seguridad de 2003, “Una Europa segura en un mundo mejor”, y la Estrategia Global de 2016, “Una visión común, una actuación conjunta: una Europa más fuerte”, no podría ser más acentuado. Ha llovido mucho entre las palabras pronunciadas en 2003 por Javier Solana, entonces jefe de la diplomacia europea –“Europa no había sido nunca tan próspera, tan segura y tan libre”– y las de la entonces alta representante, Federica Mogherini, quien hablaba sin ambages de crisis existencial en la seguridad europea. La manera de entender la seguridad en Europa ha variado de manera radical.

El escenario geopolítico lleva algunos años agitado. El revanchismo ruso ya ha socavado –primero en Georgia y luego en Ucrania– un pacto de posguerra fría que, según auguraron algunos…

INICIA SESIÓN PARA SEGUIR LEYENDO