Drones desarrollados por HAVELSAN vuelan como parte de la Operación de Enjambre Mixto en el Centro de Pruebas UAV Kalecik en Ankara, Turquía, el 19 de agosto de 2023. GETTY

Las crecientes exportaciones de drones turcos

Los drones armados de bajo coste y alto rendimiento fabricados en Turquía están acaparando una parte cada vez mayor del mercado mundial. Este éxito conlleva riesgos, como la posible escalada de los conflictos y el coste reputacional, pero Ankara tiene varias formas de gestionarlos.
Crisis Group
 |  16 de febrero de 2024

A medida que los drones cambian la forma de la guerra moderna, sus precios se hunden y su sofisticación tecnológica avanza a toda velocidad, cada vez más compradores llaman a la puerta de Turquía. Su buque insignia, el Bayraktar TB2, ha demostrado su eficacia en los campos de batalla de Ucrania, Libia, Nagorno-Karabaj y otros lugares. Por lo general, cuesta menos y rinde mejor que los modelos de la competencia. Ankara, sorprendida y orgullosa de este éxito, considera que las ventas de drones son cada vez más importantes para el crecimiento de su industria de defensa. También pueden ser una herramienta para ampliar la influencia turca en el extranjero. Pero la venta de drones es fundamentalmente un negocio letal y arriesgado. Los contratos de defensa lucrativos pueden generar ingresos, consolidar alianzas y, en algunos casos, inclinar la balanza de poder en los conflictos, pero también pueden crear riesgos de escalada y costes humanitarios, además de daños a la reputación en el extranjero.

Con cada vez más drones surcando los cielos, corresponde a los principales exportadores como Turquía mejorar las prácticas existentes y desarrollar otras nuevas que puedan ayudar a mitigar las implicaciones negativas que las exportaciones pueden tener para la paz y la seguridad mundiales y reducir los peligros para la población civil. Este enfoque, a largo plazo, también puede alinear mejor su industria con sus objetivos de política exterior.

 

Cambiar el rostro de la guerra

Los drones, también conocidos como vehículos aéreos de combate no tripulados o UCAV, existen desde hace décadas. Son aeronaves que pueden ser manejadas a distancia por pilotos en tierra, en las proximidades y a distancia, o pueden programarse para ser autónomas. Utilizados en un principio para la vigilancia, saltaron a los titulares cuando Estados Unidos empezó a utilizarlos para disparar misiles contra objetivos en Afganistán, a menudo en el marco de la “guerra al terror” a principios de la década de los 2000.

Desde entonces, la tecnología ha avanzado y los costes se han reducido, lo que ha convertido estos dispositivos en una herramienta atractiva para los países que desean proyectar potencia aérea pero disponen de recursos limitados. Nuevos fabricantes, como Turquía, miembro de la OTAN, China e Irán, se han introducido en un mercado antes dominado por Estados Unidos, Israel y Rusia. Ucrania está aumentando la producción nacional para su guerra con Rusia, al tiempo que recurre al crowdsourcing para adquirir drones de otros países. La variedad de drones que hay en el mercado se adapta a una amplia gama de funciones -vigilancia, recopilación de información, seguridad fronteriza y uso de la fuerza- y permite a los actores entablar combates en lugares remotos sin poner en peligro inmediato a los operadores. Aunque sus defensores sostienen que esta tecnología permite a los actores realizar operaciones menos violentas que, por ejemplo, las incursiones terrestres, el historial está plagado de ataques que han salido mal.

Al igual que la inteligencia artificial, la tecnología de los drones se desarrolla a pasos agigantados, superando los intentos de regularla. Los drones pueden disparar misiles, bombas y cohetes teledirigidos. Los más pequeños pueden utilizarse como armas, programados para explotar al alcanzar un objetivo en una única misión “suicida” o “kamikaze”. El uso de drones, antes estrechamente relacionado con la lucha antiterrorista de Estados Unidos, está proliferando, lo que plantea nuevos dilemas prácticos y éticos, como los derivados del uso autónomo de los mismos (aquellos en los que no hay intervención humana en la decisión de atacar o no).

 

Ventaja competitiva

La joven industria turca, principalmente del sector privado, se ha desarrollado con gran rapidez y éxito comercial. A 20 de diciembre, según fuentes abiertas de Crisis Group, al menos 26 Estados tenían drones turcos en sus arsenales, siete estaban a la espera de recibirlos y ocho más habían expresado su interés en comprarlos. Selçuk Bayraktar, director general de Baykar Technologies, el mayor fabricante, declaró a principios de diciembre que había exportado drones armados a un total de 33 países. El más demandado es el modelo Bayraktar TB2, fabricado por Baykar. La empresa está dirigida por dos hermanos, uno de los cuales es yerno del presidente turco Recep Tayyip Erdogan.

 

«Ankara comenzó a fomentar activamente la industria de los drones hace dos décadas»

 

En general, los ingresos por exportaciones de defensa de Turquía han ido aumentando gradualmente, impulsados por la venta de drones y material relacionado. Según el Instituto Internacional de Estocolmo para la Investigación de la Paz, en 2022, mientras que los ingresos de los fabricantes occidentales de armas se redujeron en promedio, los ingresos de las principales empresas turcas de defensa aumentaron un 22% en comparación con el año anterior. Un analista de defensa turco dijo a Crisis Group que calculaba que los drones y las municiones relacionadas representaban ya alrededor de una cuarta parte de esos ingresos. En un momento en el que la economía estaba en crisis, las exportaciones ayudaron a la industria de defensa a seguir creciendo.

La demanda ha aumentado en gran parte porque los drones turcos suelen ser más baratos que los productos de la competencia y porque han demostrado su valor en varios campos de batalla. Después de que Rusia invadiera Ucrania a principios de 2022, expertos internacionales atribuyeron a los TB2 el mérito de reforzar eficazmente las defensas ucranianas. Los vídeos que circularon por las redes sociales mostraban a los drones golpeando tanques e instalaciones militares rusas. “Ninguna campaña de marketing podría haber tenido ese impacto”, dijo un representante de la industria de defensa turca a Crisis Group.

Anteriormente, los TB2 acapararon la atención internacional en tres conflictos en 2020. Turquía los utilizó para atacar a las fuerzas del régimen de Asad respaldadas por Moscú en el noroeste de Siria, desafiando a las defensas aéreas rusas que ofrecían cobertura a Damasco y demostrando “a muchos de los compradores actuales que los drones TB2 pueden ser eficaces incluso cuando Rusia tiene superioridad aérea”, dijo un analista de defensa turco en una entrevista. En Libia, Turquía suministró drones al gobierno reconocido por la ONU, que los utilizó en 2020 para defender la capital, Trípoli, del mariscal de campo Jalifa Haftar, señor de la guerra que controla el este del país. Cuando Azerbaiyán y Armenia luchaban por el control de Nagorno-Karabaj y las regiones circundantes en 2020, los aviones no tripulados y otros materiales suministrados por Ankara ayudaron a Azerbaiyán a recuperar gran parte del territorio que había perdido ante el control armenio en la década de 1990. Los TB2 volvieron a estar operativos cuando Azerbaiyán retomó el control total del enclave en septiembre.

El TB2 pertenece a la categoría media de drones armados conocidos de media altitud y larga resistencia, o MALE (los drones de gran altitud y larga resistencia se conocen por las siglas HALE). Los TB2 cuestan alrededor de 5 millones de dólares, frente a los 20 millones de dólares por unidad que cuesta el principal modelo de dron armado fabricado en Estados Unidos, el MQ-9 Reaper. Así, los compradores pueden permitirse utilizarlos en operaciones más arriesgadas en las que podrían ser derribados. Irán y China venden drones aún más baratos, pero los analistas internacionales de defensa afirman que son de peor calidad: menos precisos y menos capaces de volar misiones largas a gran altitud. Entre los clientes de los drones turcos figuran los aliados de Ankara en la OTAN en Europa, los países árabes del Golfo y el norte de África, los países del África subsahariana y otros, como muestra el mapa siguiente:

En una serie de entrevistas con Crisis Group, varios representantes de la industria turca y analistas de defensa afirmaron que otra razón del auge de las ventas puede ser que los exportadores turcos están más abiertos que sus competidores a compartir conocimientos técnicos, como los relativos a los sistemas operativos de los drones, de modo que los compradores (una vez formados) puedan utilizar los drones por su cuenta. También es posible que los exportadores turcos estén más dispuestos a compartir experiencias de uso en el campo de batalla. Otros afirman que los fabricantes turcos ofrecen mejor formación que sus rivales, con personal de la empresa desplazado a los países importadores durante un año o más. La industria turca se beneficia de estos estrechos lazos. Las experiencias de los nuevos clientes en el campo de batalla ayudan a las empresas a fabricar drones más resistentes y eficaces. “Puede haber condiciones inesperadas, como diferencias en la temperatura del aire, la humedad [o] la topografía”, explicaban en una de las entrevistas. “La información que las empresas recogen cada vez que la tecnología se utiliza en un nuevo entorno es fundamental, ya que alimenta la investigación y el desarrollo”.

Los TB2, utilizados por primera vez por el ejército turco en 2014, habían volado más de 750.000 horas a finales de 2023, generando enormes cantidades de datos. Las empresas turcas también exportan otros drones armados de gama alta, como los modelos Akıncı y Aksungur, que, en comparación con el TB2, pueden volar más alto, durante más tiempo y transportar una mayor carga de munición. Turquía aspira a ampliar su cuota en esta industria en ciernes con nuevos sistemas, como el dron Bayraktar TB3, más avanzado, y otros sistemas de reparto sin tripulación, como el Kızılelma y lanchas cargadas de bombas que pueden lanzar misiones “suicidas” contra objetivos en el mar.

 

¿Cómo ha llegado Turquía hasta aquí?

La exportación de aviones no tripulados es una fuente no solo de ingresos, sino de orgullo nacional. La mayoría de los funcionarios turcos con los que Crisis Group habló entre septiembre de 2022 y septiembre de 2023 afirman que el público e incluso los partidos de la oposición aprueban firmemente la industria. El uso de aviones no tripulados contra el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), que ha luchado contra el Estado turco desde 1984 y está considerado una organización terrorista por Turquía, Estados Unidos y la UE, parece haber contribuido a generar este apoyo.

Los aviones teledirigidos forman parte del arsenal de Turquía desde hace décadas, aunque al principio se utilizaban más los de vigilancia que los de combate, y se compraban en el extranjero. A partir de 1993, Ankara utilizó casi dos docenas de drones GNAT 750 de fabricación estadounidense para recabar información sobre el PKK en el campo de batalla. Pero pronto empezó a construir los suyos propios: Baykar, por ejemplo, comenzó a desarrollar sistemas de aviones no tripulados en 2000. En los años siguientes, Turquía siguió comprando drones y otros equipos extranjeros, incluidos diez de fabricación israelí Heron en 2010, incluso a medida que aumentaba su propia producción.

 

«Cada nueva ronda de sanciones a Turquía vigorizó la producción nacional militar»

 

Ankara empezó a fomentar activamente la industria de los drones hace dos décadas. En 2004, la Presidencia turca de Industrias de Defensa, la agencia estatal de contrataciones, ofreció por primera vez grandes licitaciones al sector privado en un esfuerzo por impulsar la producción nacional. El impulso pareció ser una combinación de la percepción de amenazas internas, en concreto las relacionadas con el PKK, y las sanciones extranjeras. Estados Unidos y los países europeos habían impuesto límites estrictos a las exportaciones de armas a Turquía tras la intervención militar de este país en el norte de Chipre en 1974. Tras la operación militar de 2019 de Turquía contra las Fuerzas Democráticas Sirias (que Ankara considera la extensión siria del PKK) en el noreste de Siria, los aliados de la OTAN impusieron nuevas restricciones a la exportación de armas a Ankara. En 2020, Estados Unidos impuso sanciones, en virtud de la Ley para Contrarrestar a los Adversarios de Estados Unidos mediante Sanciones, a la agencia de adquisiciones de defensa de Turquía y la excluyó de su programa de aviones de combate F-35, por la compra en 2017 del sistema de defensa antimisiles S-400 a Rusia. Ese mismo año, Canadá prohibió el uso de sus sistemas de sensores electroópticos y de puntería en el TB2 debido al suministro por parte de Turquía de estos drones a Azerbaiyán durante el conflicto de Nagorno-Karabaj.

Cada nueva ronda de sanciones parece vigorizó la producción nacional. “Seguiremos aumentando nuestras inversiones en la industria de defensa hasta que liberemos completamente a nuestro país de la dependencia extranjera”, prometió Erdogan a mediados de 2021.

Las empresas que primero se beneficiaron de las inversiones de 2004 se encuentran hoy entre los principales productores de drones. A finales de 2023, Baykar empleaba a más de 3.600 personas y se había convertido en el primer exportador de defensa y aeroespacial. Con su capacidad reforzada, en septiembre de 2022 podía producir más de 200 TB2 al año. A finales de 2023, Baykar dijo haber producido más de 500 TB2. Entre otros fabricantes líderes, TAI-TUSAŞ y Lentatek también producen drones armados avanzados de tipo MALE, mientras que STM y Asisguard producen drones “tácticos” más pequeños. STM produce drones “suicidas” diseñados para cargar contra un objetivo y explotar. Las empresas turcas también fabrican componentes para sus homólogos: ASELSAN, uno de los principales contratistas de defensa turcos, por ejemplo, ha ayudado a equipar los TB2 con sistemas ópticos.

Los salarios y las condiciones de trabajo en las empresas de fabricación de estos activos militares también son buenos. Un representante de la industria dijo a Crisis Group que las empresas de defensa estaban contratando a “los mejores y más brillantes de este país” procedentes de las universidades. El “ecosistema de drones” de Turquía, en palabras del mismo representante, también está formado por unas 2.000 pequeñas y medianas empresas repartidas por todo el país que fabrican piezas que van desde tornillos hasta láseres. Algunas son lo bastante independientes como para dirigir sus propias operaciones de exportación. En muchos de sus contratos, según el mismo representante del sector, la agencia estatal de contratación pública estipula que sus productores de drones transfieran entre el 60% y el 80% del valor del contrato a subcontratistas nacionales.

 

Ganar clientes, ampliar la influencia

Los países de todo el mundo han creído durante mucho tiempo que la venta de armas les ayudaría a establecer y mantener alianzas exteriores. Es muy posible que Turquía esté pensando de forma similar, ya que Ankara flexiona cada vez más sus músculos y busca profundizar su influencia en el extranjero. Algunos funcionarios declararon que el gobierno turco ha intentado en los últimos años reposicionar al país como una potencia mediana influyente en lo que consideran un mundo cada vez más multipolar. Este objetivo puede alcanzarse mediante la diplomacia, la ayuda humanitaria, los negocios, el comercio y la cooperación en el sector de la seguridad, incluida la venta de material militar, como aviones no tripulados.

 

«En África las exportaciones de Turquía parecen alinearse con sus iniciativas diplomáticas, comerciales y de seguridad en lo que algunos analistas de defensa denominan ‘diplomacia de drones’»

 

Desde 2021, las exportaciones de drones han tendido a ir de la mano de los esfuerzos de Turquía por reforzar el comercio con antiguos adversarios, incluidos los Emiratos Árabes Unidos (EAU) y Arabia Saudí. A mediados de 2023, Ankara firmó un acuerdo masivo de exportación de armas con Arabia Saudí, que incluía la venta de TB2 y Akıncıs. Anteriormente, Riad había comprado y coproducido drones Karayel-SU. Al parecer, varios de ellos fueron derribados en la guerra civil de Yemen entre las facciones alineadas con el gobierno de Yemen, reconocido internacionalmente, y los rebeldes Houthi, respaldados por Irán. El nuevo acuerdo saudí-turco también incluye un acuerdo de coproducción con Baykar, aunque no se han revelado los detalles. En 2022, Turquía y los Emiratos Árabes Unidos dieron un giro a sus relaciones, hasta entonces enemistadas, con un importante acuerdo sobre drones Baykar. Al parecer, los EAU tienen previsto comprar 120 TB2, una de las mayores compras puntuales de drones turcos. Tanto Riad como Abu Dhabi parecen ver los drones turcos como una mejora sustancial de los modelos chinos y una alternativa a los drones estadounidenses, también una forma de diversificar sus relaciones. Si estas compras mejoran sus lazos con Ankara, obtendrán un beneficio adicional.

También en África, las exportaciones de drones turcos parecen alinearse con sus iniciativas diplomáticas, comerciales y de seguridad en lo que algunos analistas de defensa denominan “diplomacia de drones”. En la última década, Ankara ha reforzado su presencia en el continente con nuevas misiones diplomáticas, vuelos directos de Turkish Airlines y lazos comerciales y de defensa. Los gobiernos africanos (principalmente en el norte, pero también en el oeste y otras regiones) compran con frecuencia drones turcos para utilizarlos contra yihadistas y otros insurgentes, a menudo en lugares remotos. En el norte de África, Turquía ha suministrado drones a Argelia, Marruecos y Túnez. Marruecos añadió TB2 a su arsenal de drones chinos e israelíes en 2021, principalmente en apoyo de su lucha contra el Frente Polisario. Según los informes, Rabat también planea comprar Akıncıs. En respuesta, la vecina Argelia, cuyas relaciones con Marruecos son frías, hizo nuevos pedidos para aumentar su diverso inventario de drones, incluidos los ANKA-S, Aksungur y más drones chinos. Túnez compró drones ANKA-S en 2021.

La venta de drones ha traído nuevos clientes, pero también ha aprovechado a menudo los lazos armamentísticos existentes. En 2018, por ejemplo, Nigeria y Turquía firmaron un acuerdo de entrenamiento militar. En 2021, cuando Erdoğan visitó la capital nigeriana, Abuja, los dos países anunciaron nuevos acuerdos comerciales.. En septiembre de 2022, Nigeria compró drones tácticos Songar a la empresa turca Asisguard, principalmente para utilizarlos contra los yihadistas de Boko Haram en el noreste del país. En octubre, Turquía dijo que Abuja había comprado un número no revelado de TB2 y helicópteros turcos. En marzo, Nigeria y Turquía hablaron de construir una planta de producción conjunta de ANKA-S en el país. El uso de drones por parte del gobierno nigeriano saltó a los titulares internacionales a principios de diciembre, cuando un ataque en el noroeste del país mató “por error” al menos a 85 civiles reunidos para un servicio religioso, basándose en un aviso de que se habían reunido para preparar un atentado terrorista. Hubo informes de que el dron en cuestión era de origen turco, pero no se han verificado.

Los investigadores se preguntan desde hace tiempo si las exportaciones de armas generan realmente una nueva influencia para un país o solo reflejan su influencia actual. En cualquier caso, Turquía está haciendo caja. Después de todo, una vez que un país compra material militar, depende del proveedor para la munición, las piezas de repuesto y el mantenimiento, creando dependencias duraderas que pueden convertirse en una valiosa moneda de cambio para el exportador. Por ejemplo, solo empresas turcas fabrican los microcohetes guiados compatibles con algunos drones turcos, y los clientes también deben recurrir a Turquía para el mantenimiento de los sistemas ópticos o para las frecuentes actualizaciones del software apoyado en inteligencia artificial que hace que las armas sean más precisas. Como la formación lleva tiempo, a los importadores les resulta más fácil seguir comprando nuevos modelos, con sistemas operativos similares, al mismo proveedor. Estas exportaciones pueden dar a los proveedores cierta influencia sobre sus clientes.

 

¿Complicar las relaciones exteriores?

Cualesquiera que sean los beneficios para la política exterior de Ankara, la venta de esta potencia de fuego puede complicar las relaciones de Turquía con las partes en conflicto que se encuentran en el otro extremo de las exportaciones. Dicho esto, en su mayor parte, Turquía ha sabido navegar estos retos.

 

«La guerra de Ucrania ha impulsado el negocio de drones de Turquía en la vecindad euroasiática»

 

Rusia es un buen ejemplo. La cordial relación de Ankara con Moscú ha sobrevivido durante mucho tiempo a la presencia o apoyo de ambos Estados en bandos opuestos en varios conflictos. En lo que respecta a los drones, Ankara ha sido un proveedor crucial para Ucrania, donde Rusia está en guerra desde 2014, cuando se apoderó de Crimea y envió tropas para respaldar a los separatistas en el este del país. Después de que Turquía entregara por primera vez TB2 a Ucrania en 2019, y el ejército ucraniano los utilizara contra las fuerzas proxy de Moscú, el presidente ruso, Vladimir Putin, expresó su preocupación por los suministros de drones de Turquía a Ucrania. Ankara desvió las críticas, sugiriendo que no era responsable de cómo se utilizaron los drones. Aunque esta respuesta no respondía a las pretensiones de Moscú y los suministros turcos a Ucrania han seguido aumentando, no ha surgido más de la disputa. En febrero de 2022, en vísperas de la invasión a gran escala de su vecino por parte de Rusia, el presidente Erdogan visitó Ucrania, y el presidente Volodimir Zelenski anunció un acuerdo de coproducción de TB2 con Baykar. El acuerdo aún no se ha hecho efectivo.

En términos más generales, la guerra de Ucrania ha impulsado el negocio de drones de Turquía en la vecindad euroasiática. La agresión de Moscú ha asustado a los vecinos de Rusia en Europa del Este y Asia Central, que han hecho nuevos pedidos mientras refuerzan sus defensas. En cuanto a por qué Moscú no presiona más a Ankara para que detenga el envío de armas a su vecindario, está claro que considera esta prioridad inferior al mantenimiento de buenas relaciones con un vecino con el que mantiene desde hace tiempo lazos pragmáticos.

También en otros países se dan dinámicas políticas complicadas. Serbia canceló sus planes de comprar aviones no tripulados turcos y expresó su “grave preocupación por … ciertos Estados miembros de la OTAN … que apoyan la militarización ilegal” después de que Kosovo dijera a mediados de 2023 que había comprado TB2. Tras un breve periodo de acritud, las relaciones entre Belgrado y Ankara mostraron signos de mejora después de que el presidente serbio, Aleksandar Vucic, y Erdogan se reunieran en agosto. La exportación de drones también ha sido un problema en los esfuerzos de Ankara por normalizar las relaciones con El Cairo, que se habían deteriorado tras la destitución del gobierno de los Hermanos Musulmanes por el presidente Abdel-Fattah al Sisi. Egipto ha expresado su descontento con la venta de drones turcos a Etiopía, donde El Cairo y Addis Abeba han estado enfrentados por la construcción de una gigantesca presa en el Nilo Azul.

 

Riesgos políticos y humanitarios

El crecimiento de las exportaciones turcas de drones responde a una tendencia mundial más amplia en el uso de la guerra a distancia que tiene implicaciones para la paz y la seguridad internacionales. Las pruebas sugieren que el uso de drones puede fomentar la escalada y la inestabilidad. Hace que las guerras aéreas sean más baratas y reduce el riesgo de pérdida de tropas. Estos beneficios, a su vez, reducen los costes políticos internos de la acción militar, permitiendo potencialmente a los actores contemplar empresas que no se plantearían emprender si no dispusieran de UCAV. Los críticos sostienen que, de este modo, los drones han reducido sustancialmente el riesgo de guerra aérea para los Estados que los utilizan, pero no para los civiles que quedan atrapados en el fuego cruzado. Durante la guerra contra el terrorismo de EEUU se evidenciaron los costes humanitarios para los que reciben los ataques erróneos y los correspondientes costes políticos y de reputación para Washington.

Algunos representantes de la industria reconocen que a medida que más Estados adquieran y utilicen drones tanto de Turquía como de sus competidores, podría tener que hacer frente a costes de reputación y a consecuencias de seguridad no deseadas. Pero algunos funcionarios turcos también argumentaron a Crisis Group que la tecnología podría, al menos a corto plazo, reducir los riesgos de escalada al ofrecer a los Estados más débiles una forma de contrarrestar y disuadir a los adversarios, “equilibrando” así los conflictos. En cualquier caso, las consideraciones negativas no bastan por el momento para socavar los motivos empresariales y políticos de Ankara en ampliar las ventas.

Las consideraciones humanitarias son otro problema. Con cualquier venta de armas, existe el riesgo de que los compradores utilicen las armas exportadas violando las leyes y normas internacionales, por ejemplo, atacando objetivos o empleando salvaguardias insuficientes para proteger a los civiles. Los riesgos aumentan con los compradores que tienen un historial de escasa adhesión al derecho internacional humanitario y de los derechos humanos. Algunos podrían descartar los peligros que entraña para los civiles el uso de drones en operaciones antiterroristas o policiales.

Turquía ya tiene una muestra de lo que esto puede suponer. En 2022, los medios de comunicación internacionales informaron de que las fuerzas federales etíopes habían utilizado drones turcos contra civiles en la brutal guerra con los rebeldes tigrayanos. Tanto Addis Abeba como Ankara negaron la noticia. No obstante, ante las críticas de EEUU, Turquía suspendió brevemente las exportaciones a Etiopía. Además, Turquía ha vendido sus aviones no tripulados a otros países –como Mali y Burkina Faso– a los que los países occidentales se han mostrado generalmente reacios a suministrar armamento debido a preocupaciones sobre su uso final. El ataque nigeriano es un vívido recordatorio de los riesgos humanitarios en torno a la proliferación de estas armas.

 

En la cuerda floja

Como ya se ha señalado, el crecimiento de la guerra a distancia reduce ciertas barreras logísticas y, por tanto, puede hacer que los conflictos sean más prolíficos, como ilustran las elásticas fronteras de la guerra global de EEUU contra el terrorismo. La entrada de Turquía en este escenario con productos de bajo coste y alto rendimiento agrava los riesgos que genera. Aun así, cabe imaginar que desde la perspectiva de Ankara no es el único Estado que entra en este comercio, y tiene todo el derecho a reclamar su parte del negocio; también podría observar que si no consigue ocupar este espacio lo harán sus competidores y adversarios de la OTAN como Rusia, China e Irán. Dadas las circunstancias, lo más realista que se le puede pedir a Ankara es que sea un exportador responsable, que actúe de forma coherente con las nuevas normas sobre la exportación y el uso de aviones no tripulados, y que preste especial atención a las formas en las que pueda perjudicar tanto a la paz y la seguridad internacionales como, de forma más parroquial, a sus propios intereses de política exterior.

Turquía puede contribuir a mitigar algunos de los riesgos de sus crecientes exportaciones prestando más atención a los mecanismos de supervisión y a los requisitos de uso final de los importadores que compran sus mercancías. Algunos expertos occidentales según Crisis Group, afirman que Ankara aplica una “política de no hacer preguntas” y vende drones armados casi sin condiciones. Ankara contraataca afirmando que sus ventas son cuidadosamente revisadas por el Ministerio de Defensa en consulta con el Ministerio de Asuntos Exteriores y la Agencia de la Industria de Defensa. También señala que los acuerdos de venta contienen restricciones de uso final que prohíben, entre otras cosas, atacar a civiles. “La política, las prácticas y los procedimientos están regulados en estricto cumplimiento de las normas y estándares aceptados internacionalmente”, declaró un funcionario.

Sea como fuere, estas prácticas tienen sus límites. Por un lado, las normas y estándares internacionales relativos a los aviones no tripulados son todavía incipientes y flexibles. Turquía participa en dos de los marcos cuasireglamentarios más importantes –el Arreglo de Wassenaar y el Régimen de Control de Tecnología de Misiles (RCTM)–, pero tienen poca fuerza. No son vinculantes y tienen dificultades para adaptarse a la evolución de la tecnología. Aunque Ankara ha firmado el Tratado sobre el Comercio de Armas (TCA), que es jurídicamente vinculante y exige a los exportadores que establezcan sistemas nacionales de control transparentes y medidas de mitigación de riesgos para las exportaciones de armas convencionales, su parlamento aún no ha ratificado el instrumento. (Turquía y EEUU son los únicos miembros de la OTAN que no son Estados parte del TCA). Por último, el uso de las armas se hace difícil, si no imposible, de controlar totalmente una vez que la custodia pasa al comprador. Aunque los Estados pueden, por supuesto, controlar el uso final y cancelar futuras ventas en caso de incumplimiento, en la práctica suele haber poderosos intereses institucionales, comerciales y políticos que impiden que estas cosas sucedan.

Entonces, ¿qué se puede hacer? Desde el punto de vista formal, un paso importante que puede dar Ankara sería ratificar el TCA y hacerlo cumplir estrictamente. Más allá de eso, Ankara debería trabajar con sus socios de la OTAN para desarrollar las mejores prácticas, tanto para minimizar la posibilidad de que los drones se utilicen para aumentar el riesgo de conflicto, como para ayudar a proteger a los civiles. No hay forma de suavizar la letalidad de los drones o el impacto expansivo que ya han tenido en la guerra contemporánea. Pero si puede contribuir a reforzar las medidas de supervisión de este sector del comercio de armas de forma rigurosa y responsable, Ankara podrá ayudar a gestionar los riesgos de reputación, humanitarios y geoestratégicos que el auge de esta nueva herramienta de guerra puede suponer para sí misma y para otros.

Articulo traducido del inglés de la web de International Crisis Group.

 

Actividad subvencionada por la Secretaría de Estado de Asuntos Exteriores y Globales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *