Un seguidor de QAnon intentando saludar a Donald Trump en público, en agosto de 2018.

QAnon: la teoría más delirante sobre Trump

JORGE TAMAMES
 |  1 de mayo de 2019

Las teorías conspirativas gozan de buena salud en la era de las redes sociales. Esto es especialmente cierto en los Estados Unidos de Donald Trump, un político que ha basado gran parte de su carrera en propagar bulos sobre sus rivales. Pero incluso en EEUU destaca –por delirante– la ocurrencia que, desde finales de 2017, se extiende entre los simpatizantes del presidente. Una conspiración según la cual Trump está preparándose, con ayuda de generales afines, para dar un golpe de Estado que le permita encarcelar a sus enemigos. Bienvenidos al mundo de QAnon.

La idea principal es que Trump intenta detener a las élites “globalistas” de Washington y Hollywood que, con apoyo del multimillonario George Soros (habitual bestia negra de la derecha y blanco constante de ataques antisemitas) pretenden socavar EEUU. Hasta aquí, nada muy distinto de lo que opina gran parte de las bases del Partido Republicano. Los seguidores de QAnon creen, además, que esas élites operan redes globales de pedofilia –una idea compartida con otras teorías conspirativas de la derecha estadounidense, como reveló el caso Pizzagate. La novedad es que QAnon sugiere que alguien se está haciendo cargo del problema discretamente: Trump, con ayuda de la cúpula militar estadounidense y enviando mensajes en clave para que sus seguidores estén al tanto.

El primero de esos mensajes lo envió el 5 de octubre de 2017, en una rueda de prensa en la Casa Blanca, cuando anunció que “se acerca una tormenta”. Cuando un periodista le preguntó que a qué se refería, Trump lo despachó con un “ya veréis”. Lo que a primera vista parecía otra interacción deslavazada entre el presidente y un periodista adquirió vida propia a finales de ese mes y principios del siguiente, cuando un usuario del foro extremista 4Chan subió una serie de entradas en las que, en un lenguaje críptico, anunciaba que “la tormenta” consistiría en una oleada de arrestos de dirigentes demócratas: Barack Obama, Bill y Hillary Clinton, John Podesta… El nombre del usuario sugería que trabaja en una rama del gobierno federal con acceso a material clasificado (“Q”), por lo que debía mantener el anonimato (“Anon”). La teoría no tardó en hacerse viral y ganó adeptos dentro de la derecha estadounidense, aunque los arrestos que vaticinaba jamás se produjesen (algunos seguidores de QAnon incluso imaginan que los enemigos de Trump ya han sido arrestados y la prensa finge que llevan una vida normal).

 

 

Con el tiempo, los mensajes de QAnon, confusos y repletos de jerga, han generado una subcultura propia. Sus seguidores los llaman “migas de pan” que, como en el cuento de Hansel y Gretel, señalan el camino a seguir. Los moderadores del foro se hacen llamar “panaderos”. En un guiño a Matrix, sus seguidores dicen seguir “al conejo blanco”. Han adoptado el lema “WWG1WGA” (las iniciales, en inglés, de “a donde va uno, vamos todos”: frase que atribuyen a John F. Kenedy pero que, al parecer, viene de la película Tormenta blanca).

Los seguidores de QAnon son, principalmente, republicanos de mayor edad. Entre los seguidores más jóvenes de Trump –curtidos identificando y generando bulos en internet–, su credulidad les convierte en un hazmerreír. Pero como señala la experta en teorías conspirativas Nancy L. Rosenblum, QAnon se ha convertido en una forma de participación política: genera afinidad dentro de los grupos que se creen la conspiración y la entienden como una forma de señalar su compromiso con Trump. Así, la teoría causa divisiones entre los partidarios de Trump que la apoyan y quienes la rechazan. Además, es una conspiración que ya ha generado consecuencias reales. En junio de 2018, un hombre armado y al volante de una furgoneta blindada se atrincheró en la presa Hoover, declarando que detendría el tráfico hasta que el departamento de Justicia publicase material confidencial sobre la lucha contra las élites globalistas.

 

Q2Trump y la tormenta. Ilustración de un seguidor de QAnon. Fuente: RationalWiki.

 

No es la primera ni la última vez que se extienden los delirios conspirativos en EEUU. En los años 80 cundió el “pánico satánico” –la noción de que se estaban realizado rituales paganos en guarderías a lo largo y ancho del país. En los 90 afloraron todo tipo de teorías sobre el “nuevo orden mundial” proclamado por George W. Bush y los crímenes del matrimonio Clinton, supuestamente responsable de varios asesinatos. Tras la invasión de Irak en 2003, se extendió la noción de que la administración de George H. W. Bush había orquestado los atentados del 11 de septiembre de 2001 para llevar a cabo su agenda neoconservadora. Todas estas ideas se enmarcan en lo que el historiador Richard Hofstader llamó el “estilo paranoico” de la política estadounidense, hoy recurrente en el discurso de formaciones de derecha radical.

Pese a todo, QAnon destaca por dos elementos novedosos. El primero es que es sostenida por partidarios del presidente actual y no, como sucede habitualmente, por grupos excluidos del poder, que recurren a conspiraciones para explicar sus desdichas. Abrazar esta teoría serviría para relativizar los patinazos de Trump y poner en perspectiva los escándalos que le amenazan. Para los partidarios de QAnon, por ejemplo, la investigación de Robert Mueller no trataba de establecer si Trump colaboró con los servicios de inteligencia rusos. Muy al contrario, el fiscal especial trabajaba en secreto junto al presidente para preparar una oleada de arrestos contra sus enemigos. Naturalmente, la publicación del informe Mueller no ha bastado para poner fin a las teorías sobre su objetivo.

En segundo lugar, QAnon podría ser un ejercicio de troleo sin precedentes. A medida que el usuario de 4Chan muestra sus cartas, parece claro que ha calcado la trama de Q, una novela firmada con el pseudónimo Luther Blisset y publicada en 1999 por la Fundación Wu Ming, un colectivo anarco-comunista italiano (“wu ming”, en chino, significa “sin nombre”). Aunque la novela original está ambientada en las guerras religiosas del siglo XVII, su estructura narrativa es similar a las conspiración que desmigaja QAnon.

Todo ello hace suponer que alguien –¿posiblemente un izquierdista?– ha leído el libro y decidido usarlo para echarse unas risas a costa de la credulidad de muchos votantes de Trump. O, como apunta la cuenta de Twitter de Wu Ming, para realizar “un experimento de ingeniería social usando a fascistas como conejillos de indias.” (La fundación ha pedido al responsable de ensamblar la teoría que revele su identidad y explique a sus seguidores que ha estado tomándoles el pelo.)

Con todo, no parece que a los conejillos de indias les moleste esta revelación. En algunos foros dedicados a propagar la teoría, la existencia de «un Q anterior» se entiende como una coincidencia interesante, que vendría a indicar que, efectivamente, algo está pasando. En un mundo en que las certezas son cada vez más efímeras y aumenta el descrédito de la política, los seguidores de QAnon tal vez sean un anticipo de lo que nos espera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *