La globalización acelerada que provocó la entrada de China en la OMC ha desindustrializado y empobrecido Occidente. Mientras tanto, la clase media no despega en el país asiático, que sigue creciendo en base a su enorme superávit exterior.
Política Exterior
Europa no está condenada a ver el partido entre grandes potencias desde la banda. Para ello habrá de afrontar dilemas como su relación con China, explotando su pluralidad de recursos y las alianzas con países afines del Indo-Pacífico.
La emergencia climática y la descarbonización de la economía exigen una revolución profesional. La universidad debe asumir el protagonismo, actuar como aliado del cambio y reinventarse.
La creciente agresividad de Pekín ha convencido a los países de la ASEAN de que solo el equilibrio entre polos de poder garantizará la estabilidad de la región.
Los destinos políticos de Europa y China ya no pueden entenderse de forma aislada. Que los europeos avancen hacia una verdadera unión política será una historia en la que Pekín –no Berlín o París– tendrá el papel principal.
Informe Semanal de Política Exterior
La globalización acelerada que provocó la entrada de China en la OMC ha desindustrializado y empobrecido Occidente. Mientras tanto, la clase media no despega en el país asiático, que sigue creciendo en base a su enorme superávit exterior.
Estados Unidos: ¿Paladines de la democracia?
Energía: El futuro, ¿en el fondo del mar?
Reino Unido-Francia: Rivalidad en el Canal
América Latina y Caribe: Turismo y remesas divergen
6 de diciembre de 2021
Libros
No hay más bien común que permitir que cada uno desarrolle su propia concepción del bien; de ahí que la libertad del liberalismo englobe tanto al pensamiento y la acción individuales como a las instituciones. Para Fernando Vallespín, sin embargo, algunos cambios culturales están erosionando sus fundamentos.
JOSÉ ANDRÉS FERNÁNDEZ LEOST
+

Grupo editorial de análisis internacional en español

+

Estudios de Política Exterior