POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 163

Carta de China: La nueva frontera para España

Eugenio Bregolat
 | 

Los chinos consideran hoy a España ‘uno de los mejores amigos de China en la Unión Europea’. Pese a ello, el margen en cuanto a la inversión, el turismo y, sobre todo, en relación política es enorme.

A finales de septiembre, bien avanzada la legislatura, tuvo lugar la visita del presidente del gobierno, Mariano Rajoy, a Pekín. En su autobiografía, En confianza, Rajoy escribió que consideraba a China la nueva frontera de la política exterior española y que pondría su mejor empeño en mejorar las relaciones con el país. Si la visita no tuvo lugar antes fue por razones de agenda del presidente chino y por la decisión de la justicia española de intentar sentar en el banquillo a varios exaltos dirigentes chinos.

A iniciativa del gobierno, el Congreso acotó por ley los supuestos sometidos a la justicia universal, lo que condujo al archivo de la causa. Aunque China consideró ofensivo que los tribunales españoles fueran los únicos en perseguir a sus dirigentes, debe entender que el poder judicial es en España independiente, como demuestra que la propia sede del Partido Popular fuera registrada y viera decomisados sus archivos por orden judicial. El gobierno español, por otra parte, ha hecho por China, al proponer la ley citada, lo que no ha hecho por Estados Unidos, cuyos dirigentes han sido también requeridos por los tribunales españoles en aplicación de los principios de la justicia universal.

España fue considerada por los dirigentes chinos durante la visita como “uno de los mejores amigos de China en la Unión Europea”. Aunque no tengo noticia de que nos hayan llamado –como hicieran durante décadas– “el mejor amigo de China en Europa”, es indudable que dan la relación bilateral por normalizada y que han valorado adecuadamente el esfuerzo del gobierno y su presidente para lograrlo.

A…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO