POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 163

#PolExt163: Petróleo barato, geopolítica y clima

Editorial
 | 

El precio del petróleo –Brent, referencia europea, pero también global– ha bajado más del 45 por cien al entregar estas líneas, 26 de diciembre de 2014, es la mayor caída de los últimos cinco años. La OPEP que controla un 41 por cien de la producción mundial, no ha podido reducir sus cuotas. Quiere decirse que la organización se mantendrá en la actual, y suave, tendencia expansiva, mientras que grandes países productores, Rusia, México, Colombia, complican esta pugna comercial y global haciendo la guerra por su cuenta, vendiendo millones de barriles como Dios les da a entender. Los precios más bajos del petróleo, recordamos, están indexados y el gas, no siempre pero generalmente, está obligado a seguir al petróleo.

Los gigantes de la OPEP, Arabia Saudí, Irán, Kuwait, Emiratos Árabes Unidos, Qatar, Venezuela… pelean en estos días, también quizá en los meses próximos, pero esperemos que no en años, por una necesidad vital para todos los productores: mantener la cuota. Es decir, precios bajos para defender, caiga quien caiga, esa cuota de mercado.

Hemos visto en 2014 lo que no era ni siquiera imaginable en 1988: una OPEP que ya no es lo que era, aunque pueda recuperar una parte de su peso.

Tres artículos, claros y didácticos, ayudan a entender esta casi incompresible pérdida de control. Arabia Saudí y Estados Unidos no solo dirigen la OPEP, uno dentro y otro fuera, sino la producción de petróleo. En esta ocasión la Unión Europea juega un papel fundamental. Europa, explica Gonzalo Escribano, podrá obtener un triple y decisivo dividendo. Decisivo, al menos, para los próximos tres/cinco años. La economía de la UE se beneficiará, sin duda, de la caída en vertical de los precios. Un coste más bajo de la energía, señala Escribano, ayudaría a la industria europea a recuperar…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO