Sudán
El presidente derrocado de Sudán, Omar al-Bashir, comparece en el juicio por el golpe militar que lo llevó al poder en 1989, en Jartum, el 2 de febrero de 2021. GETTY

¿Por qué importa Sudán?

La nación africana, antes aislada a nivel mundial, se ha convertido en un objetivo de interés para diversos países regionales e internacionales.
NADA AHMED
 |  15 de febrero de 2021

En octubre de 1993, Omar al-Bashir se autoproclamó presidente de Sudán, imponiendo un sistema autoritario dominado por los islamistas hasta que fue derrocado en un golpe de Estado en abril de 2019. El movimiento de protesta que empujó al ejército sudanés a destituir a Bashir consiguió lo que parecía imposible. Tras años de aislamiento mundial, Sudán fue retirado de la lista de Estados patrocinadores del terrorismo de Estados Unidos, en la que llevaba casi tres décadas. Esto desbloqueó ayuda económica, aunque los Emiratos Árabes Unidos (EAU) habían dado al régimen miles de millones de dólares en ayudas por apoyar a la coalición liderada por Arabia Saudí en la guerra de Yemen.

La caída de Bashir marcó el comienzo de una era más prometedora para Sudán. El país pronto adquirió nuevos aliados internacionales y regionales, entre ellos Estados Unidos, Israel y Rusia. Se unieron a EAU, que, junto con Arabia Saudí, apoyaron al Consejo de Soberanía de Sudán que gobernaba el país a partir de agosto de 2019, proporcionándole 3.000 millones de dólares en 2019. Mientras tanto, los viejos amigos de Sudán, Catar y Turquía, que en ese momento estaban enfrentados con la mayoría de los Estados del Consejo de Cooperación del Golfo y el vecino del norte de Sudán, Egipto, quedaron al margen.

Los socios de Sudán siempre han comprendido el valor del país, con recursos como gas natural, oro, plata, cromita, zinc y hierro. EAU, por ejemplo, ha importado miles de millones de dólares en oro durante la última década, siendo Sudán uno de los tres principales exportadores de oro al país (después de Libia y Ghana, respectivamente). Esta tendencia se mantuvo cuando los EAU establecieron vínculos con el general Mohammed Hamdan Dagalo, vicepresidente del Consejo Militar de Transición que dirigió Sudán inmediatamente después de la destitución de Bashir. Todo ello ha dado lugar a exportaciones anuales de oro a EAU por valor de 16.000 millones de dólares desde 2019.

Anteriormente, Turquía había tratado de aprovechar sus vínculos con Bashir y ganar un punto de apoyo en la isla de Suakin, en el noreste de Sudán, firmando un acuerdo por valor de 650 millones de dólares en 2017 para desarrollar el puerto y establecer un puerto con fines militares y civiles. Esto provocó la preocupación de Riad, Abu Dabi y Cairo por los planes de Ankara de proyectar su influencia en el mar Rojo. Un año después, Sudán también firmó un acuerdo de 4.000 millones de dólares con Catar para desarrollar el puerto de Suakin. La decisión reflejaba la ambición de Catar por entrar también en el mar Rojo, y se consideró un intento de contrarrestar la amplia presencia naval de EAU en el Cuerno de África.

Tras la caída del régimen de Bashir, varios países comenzaron a desarrollar sus propios planes para Sudán. A partir de mayo de 2020, EAU acogió en varias ocasiones a destacados funcionarios sudaneses y los puso en contacto con israelíes. En 2020, Sudán e Israel acordaron normalizar sus relaciones, y pretenden formalizar esta posición a finales de 2021. Fue también en Abu Dabi donde los funcionarios sudaneses comenzaron a discutir la eliminación de su país de la lista de terrorismo de Washington. Aunque los representantes de EEUU estuvieron presentes en estas reuniones de alto nivel, la implicación estadounidense en Sudán no ha ido más allá de la diplomacia.

Mientras EEUU se ha desentendido de Oriente Próximo y se ha visto envuelto en sus propias divisiones internas, Rusia ha aumentado su presencia en la región, incluido Sudán. En noviembre de 2020, el presidente Vladímir Putin dio instrucciones al ministerio de Defensa ruso para que celebrara un acuerdo de 25 años con las autoridades sudanesas para el establecimiento de una nueva base naval rusa en Puerto Sudán, que acogerá a unos 300 soldados rusos. Esto se produjo después de que Moscú y Jartum firmaran un acuerdo de cooperación militar en 2019. El acuerdo de cooperación tendrá una duración de siete años y permite las visitas de buques de guerra y aviones rusos, así como los intercambios de información y conocimientos militares-políticos. El acuerdo también estipula la apertura de una oficina de representación del ministerio de Defensa ruso para interactuar con su homólogo sudanés. Rusia, que antes era un actor marginal en el Cuerno de África, ha forjado recientemente relaciones con los países de la región, y ahora señala su deseo de anclar también su presencia en el mar Rojo.

Moscú ha sido uno de los principales proveedores de armas del África subsahariana, por lo que una nueva base naval abriría una serie de posibilidades militares, geopolíticas y económicas. Esto es especialmente cierto teniendo en cuenta la ubicación estratégica de Sudán, sus recursos y su importancia para la estabilidad de sus vecinos. Rusia reconoce desde hace tiempo la necesidad de asegurar un punto de apoyo en Sudán, donde los mercenarios que trabajan para el Grupo Wagner, un contratista militar privado ruso, han estado presentes desde 2017. Wagner, fundado por Dmitri Utkin, cercano a Putin, también ha ayudado a promover la agenda política de Rusia en Siria y Libia.

Sudán está situado, sobre todo, entre Egipto al norte y Etiopía, Eritrea y Sudán del Sur al sur, con el noreste del país en el mar Rojo y el noroeste en la frontera con Libia. Para Rusia, tener un punto de apoyo en Sudán significa un fácil acceso a Libia y al Cuerno de África, la mayoría de cuyos países ha armado. Para EAU, por su parte, los estrechos vínculos con Jartum significan una expansión del alcance geopolítico y comercial de los emiratíes en el mar Rojo, donde los EAU tienen bases militares y comerciales en Eritrea, Somalilandia, Somalia y la costa sur de Yemen, incluida Socotra.

Cuando Sudán estaba gobernado por al-Bashir, Hamás utilizó el país como conducto para el contrabando de armas a Gaza. Al parecer, las armas enviadas desde Irán se descargaban en Sudán, antes de ser introducidas de contrabando en el territorio palestino a través de Egipto. Ahora que Sudán ha normalizado sus relaciones con Israel, la probabilidad de que esta ruta se reactive parece insignificante.

A pesar de las oportunidades económicas que se espera que traigan los nuevos lazos de Sudán, hay desafíos por delante. Sudán está muy endeudado y es pobre. Su PIB se contrajo un 8,4% en 2020. También tiene la tasa de inflación más alta de África en 2021 (129,7%) seguida de la de Sudán del Sur (33,1%), según datos publicados por el Fondo Monetario Internacional. Además, la tasa de desempleo se estimó en más del 16% del total de la población activa en 2020. Esto significa que el país no ha podido aprovechar plenamente el hecho de que más del 50% de su población está en edad de trabajar.

El gobierno sudanés debe priorizar y aplicar un programa de desarrollo claro y amplio, al tiempo que resuelve las deficiencias del régimen anterior, como la corrupción rampante. A menos que esto ocurra, los nuevos lazos políticos y económicos de Sudán no se traducirán en una mejor calidad de vida para los ciudadanos de a pie, dejando el potencial del país sin explotar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *